Aruba

Nunca les interesó otra cosa que la guita

El aquelarre golpista del peronismo sigue desplegándose a todo vapor.

Ayer un conjunto de impresentables entre los que había delincuentes condenados, actores de cuarta categoría y gremialistas cuyo pelo hace rato que no siente las suavidades del shampoo sen reunió frente a la plaza del edificio de la Corte Suprema de Justicia para pedir la remoción de los jueces.


Una banda de malvivientes a las órdenes de Cristina Fernández de Kirchner sublevándose contra un poder del Estado organizado por la Constitución bajo la paradójica consigna “No al golpe de la Corte” firmada por esa orga cuyo único objetivo es hacerse del manejo de las cajas de dinero más grandes el país, llamada La Cámpora.

Todo es espectáculo resultó tristísimo. Ver a un delincuente como Boudou pedir remover a los jueces que lo condenaron basados en la abundantísima prueba en su contra o a Baradel, un ser tan despreciable como desagradable, aplaudir las groserías que se proferían desde el escenario, daba vergüenza ajena.

En un momento esta jauría ignorante empezó a cantar el himno argentino: deberían avergonzarse de pronunciar la palabra “libertad” que no hace otra cosa más que ensuciarse saliendo de sus bocas.

¡Cómo tolerar que semejante mafia repita “y los libres del mundo responden” cuando sus ideas y su corrupción nos asocian ahora -lamentablemente- a los esclavos del mundo!

Aquel grito argentino le avisaba al mundo que está nueva República, en los confines de la Tierra, venía a unirse a ese grupo selecto de seres humanos que, gracias a los vientos liberadores de liberalismo había conquistado la libertad: al lado de ellos queríamos estar.

Hoy, gracias al peronismo, la Argentina está emparentada con dictaduras extravagantes, con gobiernos autocráticos que violan sistemáticamente las libertades públicas y los derechos civiles y que someten a sus pueblos a una pobreza e ignorancia miserable.

Esta impudicia, comandada por una ignorante impune cuyo único objetivo es valerse del Estado para evitar ir a la cárcel y para seguir robando los bolsillos argentinos, se pavonea frente a la estupefacción de los decentes, de todos aquellos que deben trabajar para mantenerlos a ellos.

Hoy se le entregará a Kirchner el doctorado honoris causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral.

El rector de esa universidad, Germán Oestmann es un sujeto procesado por lavado de dinero y peculado, es decir, una especie de personaje ideal para entregarle esa “distinción” a la vicepresidente, quien ha hecho una suerte de maestría en los delitos por los que el rector deberá dar cuentas ante la Justicia.

Todo el mundo espera qué dirá Kirchner en esa ocasión (este comentario se escribe antes del acontecimiento, hora argentina).

Seguramente habrá otras manos de bleque al impresentable presidente Fernández y a los pocos funcionarios que aún le responden, empezando por el ministro de economía, Martin Guzmán.

El método será, como siempre, la indirecta y el sarcasmo para que la claque aplauda como lo haría un público alegre con el stand up de los cómicos.


Mientras, “los muchachos de la liberación” sólo buscan liberarse a si mismos (y a las generaciones de sus descendientes) de las incomodidades de ganarse la vida trabajando: Fernanda Raverta, la jefa de la ANSES -la caja de dinero público más grande del país- entregó un negocio de más de tres mil setecientos millones de pesos a una empresa de su padre -Surely SA- para “brindar servicios de monitoreo en casos de violencia de género”.

Los nuevos próceres de la izquierda argentina están -como siempre estuvieron- atrás de la guita. No paran de cranear negocios detrás de cualquier moda del momento (hoy el verso del género, la igualdad, y la solidaridad) para seguir robando. Nunca se trató de otra cosa: ni cuando mataban inocentes por la calle para robar millones sin trabajar, ni ahora cuando no dudan en echar a miles de argentinos por minuto a la miseria con tal de forrar de dólares los senderos de su futuro.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

3 thoughts on “Nunca les interesó otra cosa que la guita

  1. Juan

    No se olvide del Sr Duhalde q con su
    Pesificacion asimetrica estafo a Horacio
    Garcia Blanco o a mi padre lo cual me
    Hace desconfiar de los Bancos y otras
    Instituciones ya mi familia se quemo
    Varias veces como para volver a creer
    Disculpe y Saludos !!!

  2. Maria Eugenia

    Así nos va! Pobre nuestro país!

  3. Carlos

    Recien miraba LA MIRADA de Roberto
    Garcia y el observo lo mismo q yo sobre
    Romper y hacer veredas y me entere q
    este botin implica 6000 Millones de $
    X supuesto no voto al Frente de todos
    pero si fuera Larreta tampoco lo voto
    X esta Milonga de las veredas votaria
    Otro candidato no hay transformacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.