Maldad e ignorancia

La pobreza intelectual de Cristina Fernández de Kirchner es francamente alarmante. Por supuesto sería mucho peor que a su paupérrimo nivel de formación estuviera acompañado –como no me cabe ninguna duda que lo está- por un grado de malicia llamativo, cuyo origen se desconoce y que, para descubrir, habría que bucear en los pañales de su infancia.

Que el presidente salga con un tuit a respaldar el cepo a la exportación de carne es comprensible porque el presidente es un lacayo, un amanuense que cumple las órdenes que le indica su mandante. No tiene autonomía (claramente tampoco formación alguna) y solo cumple el rol de un paje que presta su honor y su cara a cambio de contraprestaciones que le convienen.


Pero que la figura que todo el oficialismo señala como una lumbrera (no, no, no se apuren, no me refiero a Kicillof) y como el “cuadro” (así, con el lenguaje militar que a ellos les encanta) más rutilante de la Argentina incurra por segunda vez en un error que devoró 12 millones de cabezas de ganado en la Argentina y que dejó al pueblo sin carne, no es ya una equivocación sino una enfermedad.

La comandante miente (igual que el presidente) miente cuando dice que la carne bajó de precio gracias al cepo. Desde que esa medida fue adoptada el precio subió un 5% neto en el mostrador y, además, ya comenzaron a verse los resultados de la intromisión estatal en la cadena productiva. Si tomáramos la comparativa desde abril el resultado sería peor: el aumento sería de más del 11%.

De aplicar esta lógica como política permanente, la Argentina se quedaría sin vacas y el precio de los cortes rompería la barrera del sonido. El daño infringido a la producción ganadera es de tal magnitud que solo un agente enemigo infiltrado en el gobierno podría haber diseñado estas medidas para dirigir al país a esos resultados.

Miguel Boggiano, el reconocido economista, acaba de publicar unas estadísticas que dejan a los razonamientos de chusma de peluquería que suelen caracterizar a la vicepresidente a la altura de lo que son: unas burradas sublimes.

Según Boggiano Argentina exporta el 16% del PBI y tiene una inflación del 50.2%. Bélgica exporta 80% de su PBI y tiene una inflación de 0.43%. República Checa exporta 71% de su PBI y tiene una inflación del 2.3%. Hong Kong exporta el 176% del PBI y tiene una inflación del 0.3%. Las exportaciones no tienen nada que ver con la inflación, como más cercanamente también lo podría demostrar Chile.

La cuestión a develar es si Cristina Fernández de Kirchner esconde, detrás de sus ignorancias, un designio ulterior para causar daño. Porque el capítulo de la ignorancia es fácilmente superable: con alguien que tenga dos dedos de frente y pase 20’ con ella para explicárselo (con más el agregado gratuito de su propia experiencia fallida con la misma técnica hace algunos años) sería suficiente para ahorrarse un segundo fracaso.

Si de todos modos sigue adelante, está claro que detrás de la ineptitud, hay algo más que la impulsa a repetir lo que no supone otra cosa que más y más destrucción. Y ese “algo más” no puede ser otra cosa que la maldad, el resentimiento hacia un sector social (sin ningún resultado positivo para otros) y su propósito de empobrecer a la Argentina, hasta verla miserable a sus pies.

La comandante aprovechó una baja del 1.4% en agosto para lanzar sus tuits ponzoñosos olvidando la pulverización que la política kirchnerista está produciendo en los salarios, cuyo desplome produce una caída considerable de la demanda que se refleja en los precios. 

Pero ese resultado es la consecuencia del empobrecimiento de los bolsillos que el populismo kirchnerista está ocasionando en los ingresos de las familias argentinas: no tiene nada que ver, ningún punto de contacto, con la estupidez del cepo.

Si Cristina Fernández de Kirchner estuviera guiada por sentimientos nobles que supusieran la  mejora de la calidad de vida del pueblo, el sesgo debería ser el completamente contrario al que lleva su gobierno. Las exportaciones  -no solo las de carne, sino todas las que la Argentina pudiera explotar- deberían ser el engranaje principal para sacar al país del pantano al que lo llevó la demagogia fascista.


La generación de dólares genuinos que el país necesita como el agua se consiguen colocando producción en el exterior, que es quien paga con la moneda dura que precisamos para evitar que la nuestra se siga diluyendo como el agua entre los dedos. 

Burradas como las del cepo a la carne -que no es otra cosa más que otra expresión de las prohibiciones, las restricciones, las obligaciones reglamentaristas y del dirigismo económico que a lo único que nos dirige es al caos- muestran lo que el kirchnerismo es: una bolsa de resentimiento clasista que no mide el daño que les hace a todos con tal de lograr dañar a quien odia.

¿Qué otra cosa que la miseria puede esperarse de esto? La misma mierda que como sumatoria de maldad e ignorancia reinan en la cabeza de su majestad.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

3 thoughts on “Maldad e ignorancia

  1. marco

    si suprimieras loas adjetivos podria ser una nota casi linda, luego boggiano reconocido licenciado en economia apenas se puede poner las medias y lo hace al reves, ese tio no es referente en este caso. la agresion y el resentimiento no son buenas para empezar una nota. Mira tomate un valium y reescribi la nota puede que resulta interesante. saludos.

  2. hector

    Me gustaria saber que piensan hoy,los diputados y senadores de las provincias agroganaderas de este cepo
    que no perjudican nada mas al productor,perjudica a todo el pais, el resentimiento y el odio de esta mujer no tiene otra solucion que un estudio muy somero y profundo psiquiatrico,ademas ya es una epidemia dentro de esa alianza llamada Frente de Todos que maneja a todos sus lacayos desde el Instituto Patrias nombre demasiado rimbombante ,con un presidente que mas que presidente es un principe consorte,Pero vuelvo al principio esos senadores y diputados que sus votantes de sus provincias votaron para que ellos defendieran sus provincias y los pedidos de sus habitantes,pueden volver a sus domicilios o ya se afincaron en capital hasta que pase la tormenta despues de noviembre,Sres, en este pais no hay politicos por vocacion son delincuentes ideologicos por necesidad al no tener idoneidad para la actividad privada,Art 16 de la Constitucion Nacioinal todos somos iguales ante la ley y todo ciudadano puede aspirar a un cargo publico,unico requisito,tener idoneidad para ejercer el mismo,Disculpe Don J,B,Alberdi ,Sarmiento lo aclaro o educamos al soberano,o nos gobernaran los brutos,aceto el cuyano alborotador los brutos nos ganaron la partida

  3. LUIS ANGEL GAGLIANO

    Marco, el periodista De. Carlos Mira se quedó corto con su adjetivación hasta diría que fue amable con esa terrible traidora a la patria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.