Aruba

La generosa oferta del senador Mayans

El senador Mayans resumió en una sola frase, relativamente corta, todo el problema coyuntural por el que está atravesando la Argentina.

Quien representa a Formosa en el Senado ofreció “paz social” a cambio de que se “parara” el juicio de Vialidad, que se sigue contra Cristina Fernández de Kirchner y otros 12 acusados de organizar una banda criminal para robar dinero del erario público.

Con la sugerencia, el senador confesó que quien está poniendo en peligro la paz social es el peronismo y que lo está haciendo porque la Justicia está investigando a un grupo de sus más conspicuas figuras, empezando, claro está, por quien hoy es la vicepresidente de la nación como jefa de esa asociación ilícita.

En ese marco, cualquiera podría asumir -contando con la invaluable experiencia de conocer al peronismo- que lo ocurrido el jueves en el barrio de La Recoleta en Buenos Aires no fue más que una puesta en escena para llevar a un extremo inédito esa alteración de la tranquilidad pública.

El peronismo tiene un extenso prontuario en esa materia. Desde que se hizo presente en la vida pública argentina el país perdió la calma.

Son tantas las referencias grabadas, filmadas y escritas -protagonizadas por sus más encumbrados líderes- que apelan a la violencia más virulenta para incitar al odio y al resentimiento entre argentinos que escucharlos hoy lanzar esas acusaciones justamente a sus oponentes resultaría cómico si no fuese trágico 

El presidente declaró un feriado nacional el viernes (en un calco de lo que hacía Chávez en Venezuela cuando -también “casualmente”- algún extranjero “atentaba” contra su vida) para que el pueblo pudiera expresar su apoyo a Kirchner y para que se frenaran los ataques de odio.

En este sentido, la oposición no debería aflojar un tranco de pollo y, bajo ninguna circunstancia, permitir que el peronismo gane esta batalla cultural por el odio cuando no fueron otros más que ellos los que introdujeron el resentimiento como factor político en el país.

Es más, ya deberían estar organizándose una “Mesa Nacional de un Nunca Más al Odio” en la que se muestren las innumerables referencias al enfrentamiento que el peronismo protagonizó en la Argentina desde que existe, empezando por el “5 x 1” de Perón, el “no descansaré hasta que no quede un ladrillo que no sea peronista” de Evita, pasando por el pedido de ésta a las mujeres para que no sean ni capaces ni inteligentes, sino fanáticas; o el más actual “aparición sin vida” hacia referentes como Macri, Bullrich o el Rabino Bergman que, en afiches callejeros, aparecían con un tiro en la frente y un hilo de sangre que les cruzaba el rostro.

Allí también se podrían mostrar las andanzas de las organizaciones guerrilleras peronistas que actuaban con el “encomio” de Perón expresado desde su cómodo exilio en Madrid mientras en la Argentina sus muchachos idealistas hacían volar por los aires a miles de argentinos, en una emulación moderna de lo que el propio General se jactaba, como era salir con “500 hombres con palos con clavos en las puntas para romper vidrieras, cabezas y todo lo que se opusiera a su paso para ganar la calle”.

El peronismo siempre pretendió endiosar a sus líderes. Eva lo imponía desde el balcón de la casa de gobierno diciendo “Siento que Perón es incomparable. Que Perón es Dios para nosotros…y lo digo con toda la voz que tengo y con todas las palabras que sé. Y cuando se me acaba la voz y las palabras, lo digo de cualquier manera. Las mujeres somos pasionistas y fanáticas mi General. Y el partido peronista, lo digo honradamente, es fanático”.

A confesión de parte relevo de prueba, diría un abogado.

Hoy el Cuervo Larroque es el que propone crear un santuario en Juncal y Uruguay.

Toda esta superchería debe acabar. Todo el fanatismo religioso que Eva inmortalizaba en aquella frase “Seremos implacables y fanáticas. No pediremos capacidad ni inteligencia. Aquí nadie es dueño de la verdad, nadie más que Perón. Y antes de apoyar a un candidato le exigiremos un cheque de lealtad a Perón que llenaremos con su exterminio cuando no sea hombre para cumplirlo”.

Todas estas apelaciones a terminar con el otro (en una avanzada de la cultura de la cancelación) que el

peronismo ha traído al vocabulario político argentino deben terminarse para siempre.

El senador Mayans, con su generoso ofrecimiento, seguramente cree interpretar a Perón cuando el General sugería lo que debía hacerse para responder al adversario: “La consigna para todo peronista, esté aislado o dentro de una organización, es contestar a una acción violenta ¡con otra más violenta! ¡Y cuando uno de los nuestros caiga, caerán cinco de los de ellos!”.

Perón creía que había sido muy condescendiente con los demás, por eso advirtió “Con nuestra tolerancia exagerada –dijo segundos antes de hablar del cinco por uno– nos hemos ganado el derecho de reprimirlos violentamente. Y desde ya establecemos como una conducta permanente para nuestro Movimiento: aquel que en cualquier lugar intente alterar el orden en contra de las autoridades constituidas o en contra de la Ley o de la Constitución, ¡puede ser muerto por cualquier argentino!”

Tal vez Mayans quiera advertirnos que, de lo contrario, también van a seguir las indicaciones de Perón, cuando decía “Que cada uno de ustedes recuerde que ahora la palabra es la lucha, se la vamos a hacer en todas partes y en todo lugar. Y también que sepan que esta lucha que iniciamos no ha de terminar hasta que no los hayamos aniquilado y aplastado”.

Tal vez Mayans nos este ofreciendo una válvula de escape al aniquilamiento al que estaremos expuestos si el juicio no se detiene.

Porque siguiendo al General “después de hoy, han de venir acciones y no palabras…Compañeros: para terminar quiero recordar a cada uno de ustedes que hoy comienza para todos nosotros una nueva vigilia en armas. Cada uno de nosotros debe considerar que la causa del pueblo está sobre nuestros hombros, y ofrecer todos los días, en todos los actos, decisión necesaria para salvar esa causa del pueblo”, así que, quizás, -pensará Mayans- les convenga aceptar este trato que magnánimamente les ofrecemos: “dejen en paz a la Diosa Cristina y no haremos quilombo”.

“Vigilia en armas”, “lucha”, “muerte”, “aniquilamiento”, “fanatismo”, “aplastamiento” “violencia…” Esas son las palabras de la terminología peronista. ¡Pero, claro, ahora resulta que son los demás los que los odian a ellos!

Hoy el país entero le debe un agradecimiento al senador Mayans. Después de su oferta nadie duda de porqué la Argentina no vive en paz: les molesta que la sociedad tenga delante suyo la contundente evidencia de que son unos ladrones, de que han usado a los argentinos más pobres para encumbrarse en un lugar desde el que robaron miles y miles de millones de dólares que hoy les faltan a ellos, a los mismos que ustedes usaron como carne de cañón para asaltar a manos llenas el tesoro público.

El juicio no se va a detener, senador Mayans. Gracias por el ofrecimiento, pero no, mejor no. Mejor que toda la mierda que son salga a la luz de una buena vez y el país entero sea testigo del latrocinio que protagonizaron. Ustedes, solo ustedes.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

3 thoughts on “La generosa oferta del senador Mayans

  1. Luis

    Excelente artículo. Ellos crearon la grieta. Es insalvable por la manera que piensan. Tal vez sería conveniente dividir el país. Por un lado ellos y por el otro lado nosotros. Y nosotros, desde afuera, veremos como se despedazan entre ellos. No veo otra solución!!!!

  2. raúl

    Ya le he comentado anteriormente que estoy alarmado por la equiparación que hacen unos cuantos sesudos y prestigiosos periodistas y analistas, entre esta banda de facinerosos y fascistas que sufrimos, y la tibia oposición republicana cuando alguno de sus integrantes levanta un poco más la voz que el resto de sus compañeros. Se critica a Patricia Bullrich por decir lo que se debe decir, porque altera más los ánimos de la reina y sus súbditos. Mientras ellos destrozaron el país en todos los sentidos posibles, pero sobre todo y fundamentalmente, en el moral.

  3. Carlos

    Ahora x un tiempo hay Dolar soja q paso
    De $ 145 a $ 200 es una mejora Peor es
    Nada diria Guinzburg q puede pasar q las
    Tarifas de Gas Luz y agua q fogonearon
    Algunos Periodistas para q suban y subieron habra quiebra de Establecimientos gastronomicos etc
    Lo q no se como era el interes para q subieran las Tarifas….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.