Inteligencia vs. malicia

Los argentinos pueden creer que el gobierno transita un camino de vaguedades, mezcladas con una anomia de ideas y un amateurismo administrativo alarmante. Puede creer, en suma, que estamos frente a un conjunto de improvisados combinados con burros que no tienen demasiada idea de lo que hacen.

Y es verdad que hay condiciones objetivas para pensarlo. Hay pruebas evidentes de mala praxis, de sostenimiento de ideas perimidas, de burradas grosas cometidas aquí y allá y de mentiras insostenibles para cubrir otros tantos malos resultados.

Pero en realidad, mientras muchos creen eso, el gobierno y sus funcionarios trabajan para la consecución de una serie de metas y para el cumplimiento de un plan.

Sé que la palabra “plan” despierta escozor porque muchos sostienen que para diseñar un plan y ejecutarlo hay que tener inteligencia, condición que le niegan de plano al kirchnerismo.

Y yo puedo estar de acuerdo con el planteo referido a la inteligencia. En efecto, creo que el kirchnerismo en general y los kirchneristas en particular no son inteligentes.


Pero son malos. Malos de maldad, de malicia. Y la malicia es una forma subalterna de la inteligencia. La compulsión a hacer el mal, por odio o por resentimiento, tiende a agudizar el ingenio hasta producir resultados parecidos a aquellos que produce el ejercicio de la inteligencia.

Por supuesto que esas consecuencias son funestas y el inteligente no deriva su esfuerzo a la obtención de resultados funestos. Pero aquel al que lo anima la maldad puede, efectivamente, desarrollar instintos eficientes para conseguir lo que persigue.

El kirchnerismo es una organización ilícita disfrazada con las ropas de la política para que ese disfraz le permitiera llegar a ocupar los sillones del Estado y desde allí manejar los privilegiados hilos de las instituciones para avanzar hacia sus objetivos.

Naturalmente uno de esos objetivos es enriquecerse, como lo perseguiría cualquier ladrón. La diferencia es que un ladrón que opera en “el sector privado” del hampa tiene un nivel acotado de ganancias y mucho riesgo asumido. El kirchnerismo, trabajando desde el Estado y poco menos que encarnándose en él, accede a fuentes de riqueza que un ladrón “privado” no sueña ni de cerca. Las arcas públicas ponen a disposición de quienes las manejan millonadas impensadas para los pungas.

Además a los chorros de la calle se supone (esto es cada vez más relativo, justamente bajo el kirchnerismo) que los persigue la ley y que si los atrapan pagarán algún tipo de consecuencia.

En cambio los kirchneristas sentados (y encarnados) en el Estado pasan de, alguna manera, a ser la ley. Ellos no solo cuentan con las puertas de acceso a delitos cuantiosos sino que también manejan los privilegios de la impunidad pública y de transformar cualquier insinuación que pretenda acusarlos en una “persecución política” o en un “lawfare”.

Pero no solo es el acceso directo a fuentes de fortuna que pasan directamente por sus propias manos y dependen de sus propias decisiones sino también el manejo de políticas y de relaciones que los delincuentes privados no tienen.

Uno de esos casos es el narcotráfico. Durante la administración de Cambiemos, uno de los puntos rescatables de su trabajo en el gobierno (junto con las relaciones exteriores, la vinculación con el mundo y el tema seguridad) fue el encarar la guerra contra el narcotráfico como uno de los puntos distintivos de su política.

Tanto la central de inteligencia, como la UIF y la secretaría de lucha contra el narcotráfico (que el kirchnerismo había abolido) trabajaron en conjunto para desbaratar el accionar de bandas criminales de tráfico y lavado de dinero, tanto en el país como fuera de él, trabajando para ellos en conjunto con centrales de inteligencia de otros países.

Uno de esos casos fue el de Paraguay y el de la Hidrovía del Paraná. Por allí circuló durante el kirchnerato 2003-2015, gran parte de la droga que se comercializaba en la Argentina y en el Paraguay y que también salía desde aquí hacia Europa.

Bajo ese convenio, celebrado en 2016,  se pudieron detener a varios barones de la droga como Luis Saucedo e Ibar Pérez Corradi, este último operador de los cargamentos de efedrina que entraron al país durante la gestión de Aníbal Fernández como ministro del interior y jefe de gabinete de Cristina Fernández y que llevó al triple crimen de General Rodríguez.

Una investigación de Periodismo y Punto demuestra que el gobierno kirchnerista está tomado la decisión de dar de baja ese acuerdo de cooperación con el Paraguay porque la nueva titular de inteligencia, Cristina Caamaño, entiende que se debe dejar de hacer inteligencia criminal para pasar hacer inteligencia “estratégica” entendiendo por ella el trabajo que “preserve los recursos naturales y evite que el país sea víctima de los fondos buitre”.


Periodismo y Punto advierte que de concretarse el plan la droga volvería a fluir libremente por la Hidrovía del Paraná. Caamaño, que expresamente dijo “no estar al tanto” de la situación en la Triple Frontera porque “sus hombres no habían podido viajar hasta allí por el coronavirus”, es un engranaje más para convertir, de la mano del kirchnerismo, a la Argentina en un narcoestado en donde los narcotraficantes y los lavadores de dinero se asocian a los funcionarios públicos para multiplicar sus ganancias con la protección de las instituciones de la república.

Cambiemos claramente fue un fracaso económico. Ese fracaso el país lo pagó con el regreso al poder de la banda delincuencial más grande que el país conoció desde 1810 hasta hoy. El trabajo de personas como Mariano Federeci, por ejemplo, va camino de perderse por completo y una variante esencial del acceso a fortunas incalculables está presta a ser reanudada.

El kirchnerismo no deja nada por hacer en su plan de hacerse rico a costa de la vida y la fortuna de los argentinos. Quizás no sean inteligentes. Pero tienen una profusión de malicia que reemplaza esa virtud con creces.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

One thought on “Inteligencia vs. malicia

  1. Manuel Rico

    Estimado Carlos Mira

    Disculpame la burrada absoluta de mi parte, pero como no veo TV y estoy bastante alejado de la radio también, tengo que confesarte no había nunca leído o escuchado tu opinión. Tampoco me banco Tweeter. Asi que vivo medio aislado, no por desinterés sino por preservación mental.
    Pues bien, en un whatsapp que recibi hoy por dos lado diferentes me llego un escrito tuyo y ahí piqué y me dije … quién es este tipo que escribe tan bien, tan claro y ordena mis pensamientos.
    Por lo tanto ahora entre a tu blog o TP como quieras llamarlo, para saber más de vos y aprender más de tus ideas.
    Coincido muchísimo con tus puntos de vista, asi que te voy a empezar a seguir.
    También te quiero comentar que mi percepción es que los q opinamos como vos ( en términos generales y no lineales – ningún ser pensante piensa igual a otro ), deberíamos intentar encolumnarnos y organizarnosnos un poco más. Quizás aqui tmb peque de ingenuo o ignorante y si hay un magma donde se puedan fundir ideas y lineas de acción para revertir tanta decadencia social que nos azota hace tiempo. Si existe por favor no me dejen afuera. No se que meritos piden, pero tengo casi sesenta años de sentir una enorme frustración como argentino y de seguir asi, sin que nos sinceremos todos …. una visión de futuro negra.
    En pocas palabras…. la argentina en economía, organización social y judicial hoy me parece algo inviable y solo le espera una muerte lenta o un milagro, y en la muerte creo en los milagros no.
    Te mando un cordial abrazo
    Manuel

Deja un comentario