China: ¿nace un “nuevo” emperador?

Por Julio Cirino, especial para The Post

UN MARCO DE REFERENCIA

El sexto plenario (desde 1945) del Comité Central del Partido Comunista Chino se inauguró el día Lunes 8 de noviembre pasado y servirá de marco para el ingreso de China en lo que denominan “una nueva era” en la que además en forma cada vez más explícita Xi Jinping se consolida, el menos por ahora, como el nuevo Emperador de China. Para darle sentido a esto que está sucediendo en estos días, es prudente analizar el marco histórico-político en el que este evento tiene lugar y como puede llegar a afectar a nuestro hemisferio.

Tal vez la forma mejor de caracterizar la relación creciente de América Latina con la República Popular China (RPC) sea denominarla “el avance silencioso”, dicho de otra manera, no hay tropas chinas desembarcando en la región, no hay multitud de ciudadanos chinos llegando a estas tierras, yo diría que es un avance constante pero poco visible para el ojo no entrenado.


¿En qué se centra y cómo opera este avance? En primer lugar hay que señalar que el avance se presenta a los ojos del espectador como una cuestión vinculada al crecimiento económico y hay que vincularlo de inmediato con un proyecto chino conocido internacionalmente que ya tiene sus años (fue presentado al mundo allá por el 2013) y que viene creciendo silenciosamente, en inglés es conocido como “Belt and Road” y en español como “La Franja y la Ruta” un proyecto que cubre “tierras y mares” y que marca el pasaje de China de un país replegado sobre sí mismo a un país que retoma la línea del Imperio Chino.

Esto nos demanda volver un poco a la Historia, porque es la Historia la que nos ayuda a entender estos procesos. Una de las características más destacadas de China en su época Imperial (recordemos que China, antes de la llegada del Partido Comunista era un Imperio) presidida por el “Emperador de la China” que era, entre su propio pueblo denominado el “Hijo del Cielo” y el Hijo del Cielo ejercía dominio y control (al menos en la teoría) sobre la “tianxia” que era todo aquel espacio que estaba debajo de la “bóveda celeste”. Esto pensado en términos actuales lleva a la idea que hablamos del “planeta tierra” y es que en la teoría el Emperador de la China, el “Hijo del Cielo” es el que gobernaba todo aquel espacio que estaba bajo la bóveda celeste.

Esta es la referencia histórica que viene de siglos atrás. Ahora si saltamos al momento en que se produce la llamada Revolución Cultural (Mao) donde cae la figura del Emperador de China y el Partido Comunista Chino (CCP) en ese momento liderado por Mao Tse Tung pasa a concebir un “país diferente” durante algunas décadas encerrado en sí mismo o a lo sumo en relación con sus vecinos, hasta nuestros días donde los sucesivos cambios en el régimen confluyen en el personaje que más está representando la vuelta a la visión imperial de China, pero del siglo XXI y que sin duda, es Xi Jinping.

Xi de alguna manera encarna una versión moderna del emperador de la China y prestemos atención a que prácticamente no hay área del globo terrestre donde China no tenga pensada al menos alguna presencia. No estamos ciertamente señalando una pretensión de dominio mundial sino más bien el crecimiento de una “superpotencia”.

Obvio que se puede replicar que Estados Unidos también creció como “superpotencia” pero luego deberíamos analizar bajo qué filosofía política creció Estados Unidos como República y bajo qué filosofía política crece el Imperio Chino hoy Entonces es necesario entender esta visión del universo para poder después entender lo que está sucediendo regionalmente en América Latina pero que también preocupa prácticamente a todo el sudeste asiático, a toda Europa, África y debería preocupar un poco más a los países de América Latina.

COMERCIO TECNOLOGÍA Y POLÍTICA

Vamos pues a reflexionar sobre cómo caracterizamos esta política regional de China y cuáles son sus características: Como punto de partida señalemos el tema de la expansión de las políticas económicas que también lo son tecnológicas; (lo que no implica olvidar que China está realizando importantísimos esfuerzos para convertirse en una superpotencia nuclear-militar) notemos que la discusión que se ha estado dando en el último año sobre el tema de los sistemas de comunicación conocidos generalmente como 5 G que son los sistemas más modernos de comunicación y donde hay una lucha abierta entre Estados Unidos, la Unión Europea y China por ver quién adelanta más, quien adelanta más rápido y quién controla eso porque quien lograra la máxima aceptación y expansión va a controlar nada más y nada menos que la forma que tiene hoy el mundo de comunicarse. También es necesario destacar que China, una potencia esencialmente “terrestre” pasa a tener una de las flotas comerciales más importantes del mundo, con una marina de guerra que es por ahora la segunda en capacidad y la primera en cantidad de naves operativas.

Pero retomando el tema de la comunicación, que nos parece algo de rutina no es una cosa menor porque si se piensa con un criterio histórico desde la época en que para comunicarse de un punto A , a un punto B había que mandar un barco o un mensajero, a hoy, donde nosotros en segundos nos estamos comunicando con casi cualquier punto del planeta tendremos una idea de lo que es la perspectiva de las comunicaciones en cuanto a la cuestión comercial .Si, por el contrario lo enfocamos desde un ángulo político veremos que Xi Jinping tiene esa visión geopolítica que la

toma o que la “retoma” de la visión imperial de China llevada al Siglo XXI.

Esa visión imperial de China es la visión del “emperador de la China” que controla o que de alguna manera rige el resto del planeta; lo que no implica decir que china va a “invadir” el resto del planeta, sino que apunta a señalar una visión geoestratégica que va tomando distintas características en distintos lugares del globo.

El proyecto de la franja y la ruta que fue presentado allá por el 2013 hoy prácticamente abarca por lo menos en América Latina al 99% de los países de la región. Tiene obvia y visiblemente una implicancia comercial, una implicación tecnológica y de comunicaciones y una implicancia menos visible geoeconómica, entonces creo que este puede ser un punto de partida para iniciar nuestro análisis.

Tomar en cuenta esta visión de China como imperial y no como alguna vez se le consideró una potencia menor, como algo no muy relevante ni digno de atención.

Señalamos esto simplemente como el marco de referencia al cual vamos a ir volviendo a medida que avancemos en nuestro análisis Veamos un dato un dato frío, el crecimiento de China en el mundo del comercio entre el año 2000 y el año 2019 creció del 1.1% del comercio mundial al 12.4 esto da una magnitud de lo que es China potencia comercial .

En el caso de América Latina desde México hasta la “Tierra del Fuego”( no involucramos en este comentario a Estados Unidos y Canadá) en los últimos 5 años experimentó un significativo deterioro económico global, que obviamente no es homogéneo en toda la región. A ello se sumó el problema generado por el COVID, que aún perdura, lo que abrió una serie de oportunidades para que China acrecentara su influencia en el área.

Simultáneamente se produce una visible retracción del interés de Estados Unidos y me refiero al interés político económico y estratégico respecto de América Latina.

Esto es una realidad que no hace falta discutir mucho, porque los números fríos señalan el crecimiento de uno y el repliegue del otro sin siquiera entrar a considerar lo que es visible en términos de repliegue político, con lo que resulta visible la imagen de un país, Estados Unidos, desinteresándose de América Latina y el otro avanzando.

Veamos cómo es ese avance y por qué es importante. Señalábamos arriba, que no se trata de un tema de “ocupación militar” sino más bien poniendo el foco en un “trípode”: es tecnología sin lugar a dudas, corrupción y finalmente relación político económica.

Porque es en el desarrollo de tecnologías donde hay una abierta competencia a la cual ya hicimos referencia por los avances tecnológicos que se están dando en muy distintas áreas, en particular en el área vinculada a la comunicación. Corrupción porque recordemos que hace algunos años el Congreso de Estados Unidos aprobó una legislación que se conoce en inglés como “Foreing Corruption Act” o Acta de Corrupción Internacional que poco tiempo después aprobaron todos los países de la Unión Europea. Esto es relevante porque a diferencia de lo que pasaba hace 25 años atrás en este momento esa Foreign Corruption Act aplicada en la Unión Europea y en los Estados Unidos hace que si una empresa de este origen tanto de la Unión Europea como de Estados Unidos pagara o recibiera dinero de la corrupción se hace pasible de sanciones penales por la legislación actualmente vigente. Sin embargo, China no replica esta legislación, con lo que puede manejar ciertas operaciones con ventajas económicas significativas. Tal y como sucede con los llamados “paraísos fiscales”.

Esto, a lo largo del tiempo, le significó a China ventajas económico-comerciales, particularmente en el trato con países fuera de la Unión Europea. Creo que es un elemento a tomar en consideración por más que no se hable mucho del mismo.

Señalamos ya que, la figura de Xi Jinping es en el año 2021 la misma figura del emperador de la China y esto tiene importancia en términos de competitividad porque en muchos países la legislación “comercial” tiene que pasar por los parlamentos y a veces pasan rápido a veces pasan lento y a veces no pasan entonces desde el punto de vista del manejo internacional del dinero. Esto le da a China una capacidad que no hay país occidental que pueda igualar simplemente no es posible, estamos hablando de 2 dimensiones distintas; ahora cuando entramos en esto como siempre suele suceder hay que pagar un precio y el precio es que sí indudablemente hacer negocios con China resulta mucho más ventajoso en términos de ganancia pero siempre tiene la colateral política. Toda actividad no importa si es tecnológica, económica, social o lo que fuera cae bajo el control de o la jefatura del PCC .

Vale la pena detenerse un momento en el tema de las inversiones, en occidente un negocio debe cubrir el requisito de ser viable y legal, pero es un negocio privado entre las partes involucradas la gran diferencia es que en China el negocio puramente privado no existe. Obviamente que hay empresas chinas que funcionan en todo el mundo y que son reconocidas por todos, pero el tema demanda un breve comentario.

En el marco del sistema político chino el negocio privado, tal y como nosotros lo entendemos realmente no existe.

Debemos considerar dos elementos de juicio. En primer lugar, es sabido que toda empresa de alguna importancia tiene un directorio (board de directores). Ahora bien, en el sistema chino usted no puede ser miembro del board de directores de una empresa si no es primero miembro del Partido Comunista chino.

Imaginen por un momento que en Estados Unidos o en Europa se le  señalara a un empresario que no puede integrar el directorio de una empresa si previamente no es miembro de tal o cual partido.

A esto se suma que no se ingresa al partido comunista chino sin un proceso que implica presentarse primero como “candidato” a miembro y luego de someterse al “análisis” del partido este resuelve su aceptación o no; es por esa razón que solo un porcentaje relativamente pequeño de la inmensa población China son miembros del Partido Comunista. A esto se agrega que, en todas las empresas tiene que haber en el directorio miembros que oficialmente representan al Partido Comunista chino con lo cual usted tiene una doble representación del Partido primero porque como señalamos los miembros del directorio “deben” serlo del partido y segundo porque miembros del Partido Comunista chino que están en distintas posiciones en la empresa más alta,

más baja devienen miembros del directorio como representantes formales del partido. La importancia que esto tiene se hace visible cuando un “no chino” va a realizar negocios en ese país porque los negocios en China son muy ventajosos. El punto a tener en cuenta es que más que con una empresa o empresas usted está haciendo negocios con el Partido Comunista Chino que pondrá siempre su perspectiva política por delante. y esto normalmente es un tema que se conversa entre los especialistas y no suele aparecer en las tapas de los diarios, pero esto es la realidad en la que nos estamos moviendo y que conviene tenerlo presente.

Otro punto a señalar es el desarrollo por parte de China de lo que se denomina normalmente infraestructura de uso dual, se suele insistir bastante en el aporte tecnológico de China a la región, ahora bien dentro de esa infraestructura hay infraestructura que tiene connotaciones “inofensivas” pero cuando se comienza a hablar de desarrollos que son considerados de uso dual, significa desarrollo que tienen dos componentes un componente tecnológico y un componente que puede o no estar vinculado a la defensa y seguridad (estratégica) de un país, uno de los ejemplos más obvios es el ya mencionado sistema de comunicaciones 5G que, como destacamos se está estableciendo en todo el planeta.

Hoy existen multitud de publicaciones y libros que señalan que, quien controle el 5G, digo quien controle no quien participe, quien llegara a controlar el 5G va a controlar la comunicación de cara al futuro. Justamente la idea es que nadie controle el 5 G y que haya multitud de empresas que compitan entre sí, empresas europeas, asiáticas, latinoamericanas cada una con sus intereses cada una con su acento en un área.

Ahora bien, en el esquema chino el ideal, la tendencia que se busca en esta área de literatura es que todo lo vinculado a las telecomunicaciones más específicamente al 5G quede en manos de empresas de origen chino. Un argumento que hemos escuchado es que existen “diversas” empresas chinas luego, hay pluralidad y sucede que todas esas empresas chinas cuando usted analiza la pirámide de control de la empresa resulta que en la cúspide de la pirámide está el Partido Comunista chino de manera tal que la pluralidad y la competencia tal y como la entendemos nosotros está ausente.

Más de una vez escuche la pregunta …bueno entonces lo que está diciendo es que América Latina no tiene hacer que hacer negocios con China… De ninguna manera, lo que señalamos es la conveniencia de conocer con quién se hacen los negocios y cómo los hace. Luego cuando un negocio o trato con China es el más ventajoso para el país lo llevó adelante y si no busco alternativas, los inconvenientes se plantean cuando tengo un único proveedor de determinada tecnología porque se da la situación que quién ejerce ese control termina teniendo además el control político particularmente cuando estamos hablando de tecnologías sofisticadas.

Lo que regionalmente se advierte es que particularmente en los últimos tres años es visible que el incremento de la presencia de China tanto en áreas relativamente simples como puede ser el área puertos hasta aquellas más sofisticadas como estábamos mencionando el área de las comunicaciones y no solo del 5 G sino de las comunicaciones satelitales y de todo tipo de comunicaciones que hoy son y esto hay que tenerlo muy en cuenta, las que posibilitan los negocios, los intercambios comerciales.

REFLEXIÓN

Resulta sorprendente para el ojo no entrenado la velocidad con que avanza hoy ese tiempo tecnológico, la misma es tal, que si la política (y la misma “filosofía política”) no logra mantenerse al día ese país puede encontrarse en situación de estar atado o a una tecnología de la cual termina “dependiendo”. Es por ello que el secreto de los países “inteligentes”, es en ese sentido, la pluralidad, que tiene mucho que ver con la libertad. Pluralidad y libertad normalmente van de la mano, por lo menos esto es lo que pensamos.


Una última idea para cerrar este comentario. China se estableció sólidamente en nuestra región y adquiere una incidencia político-económica impensable pocos años atrás. Se consolida en diversas áreas que mencionamos ya en forma sintética pero además se consolida en cuatro puntos de la geografía donde se ha establecido en términos “geoeconómicos”: Venezuela, Nicaragua, Cuba y Surinam en esos cuatro puntos hoy China tiene una fuerte presencia que además le sirve de trampolín para el resto del hemisferio y desde el punto de vista de un hemisferio que trata de mantener un sistema económico libre y un sistema político “republicano”, este es un tema que valdrá la pena observar con atención.

One thought on “China: ¿nace un “nuevo” emperador?

  1. Eduardo J. Quel

    Me agradaría recibir esta publicación. Me interesa mucho por la importancia y profundidad de los artículos. Gracias y saludos. Eduardo Quel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.