Los planes que manejan los parques de Orlando para la reapertura

Ejecutivos de Walt Disney World, Universal Orlando, Sea World y otras áreas de entretenimiento en el área de Orlando, se reunieron ayer como parte de un subcomité dentro de la “Reopen Florida Task Force” (“Grupo de Trabajo para Reabrir Florida”) para determinar cuándo y como reabrir los parques y otras atracciones en el Sunshine State.

Aquí comentamos algunas de las ideas que se discutieron y lo que esto puede significar para los parques y los potenciales impedimentos para estos planes.

El Subcomité que se reunió fue denominado “Industry Working Group on Tourism, Construction, Real Estate, Recreation, Retail and Transportation” e incluye a líderes ejecutivos de un amplio rango de negocios, desde parques temáticos hasta aerolíneas, entre ellos el presidente de Walt Disney World, Josh D’Amaro, y el CEO de Universal Studios Orlando, John Sprouls.

El encuentro tuvo lugar justo unos días después de que las playas de la Florida comenzaron a reabrirse y 24 hs después de que el gobernador Ron De Santis dijera que Walt Disney World “está muy adelante en la carrera” hacia la reapertura y que estará “liderando el camino” en los planes de Florida para comenzar a reabrir, en las semanas que siguen sus operaciones, aun siguiendo los lineamientos del gobierno federal “para reabrir América nuevamente” (“Guidelines for Opening Up America Again”), una especie de manual de tres fases basado en el consejo de los expertos en salud.

En el segmento de turismo del encuentro del subcomité, D’Amaro no habló. Sin embargo su colega de Universal Studios, el Sr. Sprouls, delineó algunos de los planes para reabrir los dos parques de la Florida, Universal Orlando y Islands of Adventure. Esto es significativo porque quienes están a cargo del plan de los protocolos de salud van a prestar colaboración en la tarea.

Mientras algunos de los fans intransigentes, tanto de Disney como de Universal, ven a las compañías como adversarias, eso no es necesariamente es cierto en estos procesos.

Si bien son competidores, WDW y US existen y pertenecen a la misma comunidad y, hasta cierto punto, se benefician mutuamente. En el pasado se han visto idénticas posiciones y políticas llevadas a cabo simultáneamente en los dos complejos, incluyendo 5 años atrás cuando ambos (y también Sea World) instalaron una infraestructura de seguridad nocturna avanzada.

Ha habido algunas decisiones divergentes entre WDW y US respecto de las medidas de seguridad, pero hay muchas prácticas que son comunes a ambos, lo que anticipa que tanto uno como otro van a compartir muchas de las técnicas para la reapertura.

Sprouls  delineó una serie de posibilidades, incluyendo un incremento en las medidas sanitaras en todos los parques, incrementar el uso de filas virtuales, estimular a los visitantes a usar barbijos, establecer distanciamiento social, desinfectar las atracciones constantemente durante el día, incrementar la posibilidad de colocar órdenes de compra de merchandising, por ejemplo,por dispositivos móviles y hacer pagos y transacciones sin contacto físico; mantenimiento de distancia de sentado en los shows y controlar a los empleados diariamente.

Mucho de lo mencionado fue recogido de estudios y encuestas que US estuvo realizando en las últimas semanas. Las principales preocupaciones que surgen, según esos estudios son la idea de limitar el público a la mitad de la capacidad y quitar las anteojeras 3D de las atracciones.

Sprouls también dijo que hay múltiples equipos trabajando en un número diferente de escenarios para un protocolo de reapertura. Agregó que los parques siempre seguirán las indicaciones de los funcionarios del Estado y del condado en los que se refiere a medidas de seguridad sanitaria para mantener a los visitantes y empleados seguros.

Bob Iger, de Disney, ha hecho comentarios similares recientemente respecto de las medidas pensadas por la compañía tanto para Orlando como para Disneyland en Anaheim y cuáles han sido los planes que se desarrollaron para la inminente reapertura de Disneyland en Shanghai.

Tanto para WDW como para Universal hay factores de complicación para las operaciones en sus parques de la Costa Oeste. Mientras Florida se muestra inclinada a reabrir sus operaciones, el gobernador de California Gavin Newsom es más reticente. Los dos gobiernos están en las antípodas en lo que se refiere a las tácticas de reapertura y este campo del turismo es uno donde más se ve la diferencia.

La aproximación más cautelosa de California para reiniciar las actividades podría convertirse en un modelo que otros Estados sigan, como ha ocurrido históricamente en una variedad de temas desde lo cultural hasta las emisiones de carbón producidas por los autos. Será interesante ver lo que los grupos de trabajo de California (que Bob Iger integra) determinan como los mejores cursos de acción a seguir para el Estado en las semanas que siguen.

También existe una potencial cuestión de temor en lo que a Disney se refiere. El Estado de Florida está ofreciendo cierto nivel de cobertura con su Grupo de Trabajo y sus recomendaciones oficiales, que podrían estimular a WDW para reabrir las operaciones más temprano que tarde. Sin embargo, aun está la realidad de que la “seguridad” es parte de la marca Disney y reabrir prematuramente podría dañar esa imagen.

Es difícil saber qué peso tendrá este punto en la decisión de Disney. No simplemente porque el gobernador este apresurado por reabrir las operaciones en el Estado, tanto Disney como Universal van a actuar alocadamente, más cuando sus otras operaciones en California están sujetas a parámetros casi opuestos.

La posición del gobernador es entendible porque los efectos del encierro han sido catastróficos para la economía del Estado y más para toda la industria y el empleo de la Florida Central que depende profundamente de los parques y del turismo en general.

La oficina de Turismo del Estado -Visit Florida- estimó que la caída en facturación de los hoteles ha sido de 1.6 miles de millones de dólares y que la clave para que eso se de vuelta es que la gente vuelva a sentirse segura de viajar, por eso están empeñados en una campaña multifacética que está dirigida en primer lugar a los residentes de la Florida, estimulándolos a visitar las atracciones del estado.

El plan de Visit Florida empieza por trasmitir la idea de que los floridianos vacacionen en el estado, lo cual se enmarca dentro de las sugerencias del Grupo de Trabajo para que haya una gradual pero creciente vuelta del público, primero local, luego de los EEUU y por último los internacionales.

Disney podría estar pensando en una estrategia similar que sería incluso compatible con el respeto al distanciamiento social, la reapertura ordenada de los parques y el hecho de que para los residentes del estado todo es más fácil ir porque no tienen que pensar en pasajes aéreos (o incluso muchas veces ni siquiera en el costo de un hotel) sino simplemente en el precio de los tickets.

También será interesante ver cómo se compatibilizan la situación de los costos de una vacación en Disney con la aspiración de los visitantes a tener todas las atracciones disponibles, incluidos los desfiles, los shows, los fuegos artificiales, etcétera. Muchas de esas prestaciones de los parques se verán impactadas por las normas sobre distanciamiento social y habrá que ver cómo las compañías manejan ese delicado tema.

Esta especie de “soft opening” (apertura acotada) le dará a los parques la posibilidad de testear el funcionamiento de las medidas de seguridad no solo en los parques de atracciones propiamente dichos sino en el resto de los resorts (hoteles, tiendas, áreas de compras, restaurantes, etc)

Cuando sucederá y hasta cuando durará ésta “soft opening” es materia de especulación, pero dada la posición del gobernador De Santis, se supone que no se tardará en saberlo porque, por lo pronto, ha pedido un plan detallado de acción sobre como reabrir los negocios del estado para el final de la semana que viene. De modo que la revelación de todas estas especulaciones no están lejos.  

Dejar comentario: