Un estudio interesante

La Cámara de Comercio argentino-norteamericana (AmCham) invitó a sus socios y directivos a una presentación de la gerente general de la consultora Management and Fit, Mariel Fornoni, en donde la socióloga dio a conocer interesantes conclusiones de un estudio último que su firma llevó adelante.

La investigación comparó dos conceptos de las últimas 3 elecciones legislativas de medio término en los ocho años que corrieron entre 2009 y 2017.

Esos conceptos son la “imagen de gestión” y los resultados de las elecciones en esos tres comicios.


En 2009 la imagen de gestión del gobierno de Cristina Kirchner era del 32% pero en las elecciones obtuvo el 28%. En 2013, la imagen de gestión de la comandante era del 34%, pero en las elecciones el gobierno obtuvo el 30%.

Ya bajo el gobierno de Cambiemos, la imagen de gestión de Macri en 2017 era del 47%, pero su coalición en las elecciones obtuvo el 42%. En ese mismo año la imagen de gestión de María Eugenia Vidal era del 62% pero en las elecciones de la provincia Esteban Bullrich, si bien ganó, obtuvo 42% que de alguna manera pagó la diferencia que había entre la consideración del gobierno de la provincia y del gobierno nacional.

Como se observa fácilmente, hay una brecha de entre 4 y 5 puntos entre los porcentajes que corresponden a la “imagen de gestión” y los que luego se obtienen en las elecciones (con excepción hecha del caso del gobierno de Vidal en 2017 en donde la diferencia fue de 20 puntos)

Naturalmente la atención estaba puesta en los números de “imagen de gestión” del gobierno del Frente de Todos y de Axel Kicillof para de allí intentar colegir un eventual resultado de las próximas elecciones de Noviembre.

Hoy en día, de acuerdo a sondeos de Management & Fit, la imagen de gestión del gobierno de Alberto Fernández es del 34%, igual a la que tenia Cristina Kirchner en 2013. Siguiendo linealmente el razonamiento de las otras tres elecciones precedentes, el probable resultado del gobierno es del 30%.

En la provincia de Buenos Aires la imagen de gestión de Axel Kicillof es del 37%. Su prorrata electoral sería entonces del 32/33%.


Con esos guarismos el oficialismo no solo no ganaría diputados sino que perdería representación.

Naturalmente que se trata de un ejercicio teórico y que como tal está sujeto a todas las salvedades imaginables. 

Pero el punto aquí es la constancia que se verifica en la repetición rítmica del mismo patrón durante 8 años: tanto en 2009, como en 2013 y 2017 el gobierno sacó entre 4 y 5 puntos menos de votos que el porcentaje de su imagen de gestión.

Si eso se verifica por cuarta vez consecutiva quizás se le pueda poner un freno al avance del totalitarismo.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.