¡Son las ideas, estúpido!

La inversión de valores en la Argentina adquiere una velocidad alarmante. El gobierno persigue con milicias camporitas a la gente por la calle, “palpando de dólares” al voleo a inocentes transeúntes del microcentro. Funcionarios nacionales pernoctan en las tierras ocupadas en Entre Ríos junto con los usurpadores. La titular del INADI, Victoria Donda, sale a denunciar que gente de Santa Elena intentó ingresar al campo usurpado para recuperarlo. Se festeja que empresas de origen extranjero se vayan del país. Se presentan proyectos para prohibir la libre disposición de las tierras afectadas por los incendios por treinta años.

¡Pero por Dios! ¿Qué es esto? ¿En dónde estamos?

Ayer milicianos de la gendarmería obedeciendo órdenes de los camporistas que gobiernan el BCRA persiguieron gente por la calle en Buenos Aires en busca de dólares. Las personas eran detenidas por personal armado y se los palpaba para verificar si llevaban dólares en sus pertenencias.


El gobierno cree que con la prepotencia armada va a domar el precio del dólar blue. La libertad le dará una lección inolvidable. De hecho hoy la cotización subió otra vez.

El estándar de vida de los países depende de su escala de valores y ésta a su vez de las preferencias que derivan de un sistema de ideas y creencias que se torna predominante en esos países.

La Argentina está transitando un camino de desafío muy violento y profundo a lo que compone el sistema de creencias que hace que los países progresen. De hecho todos esos valores están completamente invertidos.

El gobierno y sus funcionarios persiguen inocentes para descubrir si alguno de ellos en el ejercicio de su derecho a la libertad compró dólares. Los referentes del kirchnerismo pasan la noche en campos tomados por la fuerza endosando el desconocimiento del derecho de propiedad y respaldando a quienes lo violan.

El ex ministro de agricultura y ex presidente de la sociedad rural denunció en Twitter: “El gobierno nacional apoya con funcionarios a Grabois en la usurpación de tierras en Entre Ríos. ¿QuÉ hacían Donda y Verón en la audiencia de partes? El Director de Economía Popular, Sebastián Correa, anoche durmió en la toma!.  [El gobernador]Bordet deja pisotear el federalismo”. Y en otra publicación afirmó: “Gabriela Carpinetti, del Ministerio de Derechos Humanos, también durmió anoche en la usurpación de Entre Ríos. ¡Fuerte apoyo de Alberto Fernández a Grabois para la toma de Tierras!”.

El juez Raúl Flores, que interviene en el caso, dio ayer tras una audiencia de partes plazo hasta las 12 de hoy para que se presenten pruebas. En la audiencia de ayer participó Victoria Donda, presidenta del INADI. En un momento de la reunión, la titular del INADI dijo que habían entrado personas al campo supuestamente amenazando a quienes estaban en el predio.

A su vez Grabois, el jefe guerrillero que lidera la toma afirmó: “Estamos muy plantados, de guapos no nos van a sacar”.

Ayer se conoció una idea de Máximo Kirchner, presidente del bloque de diputados del Frente de Todos. Según el proyecto, no podrían desarrollarse en esas tierras explotaciones agrícolas diferentes a las vigentes en la superficie en el momento de iniciarse el fuego ni emprendimientos inmobiliarios o cualquier otro tipo de nueva actividad. La iniciativa, que fue calificada como un “delirio” por parte de Juntos por el Cambio, que entiende que es una nueva restricción estatal al derecho de los dueños a usar y disponer de su propiedad como lo garantiza la Constitución.

En la otra cara de la Argentina no pasa un día sin que una empresa (preferentemente extranjera) anuncie su salida del país. Ayer fue Brightstar una armadora de teléfonos celulares Samsung y LG en Tierra del Fuego que empleaba 500 personas. Algunas informaciones daban cuenta que ni siquiera se iban a preocupar por vender las instalaciones: simplemente cerraría y se irían.

Hoy fue Uber Eats, la empresa de reparto de comida a domicilio, la que anunció la desinversión en la Argentina. Uber Eats comenzó a operar en la Argentina en noviembre de 2019 y trabaja con “miles de restaurantes”, informó la compañía. Esta mañana, les comunicaron la decisión a esos establecimientos y también a sus repartidores.

Estas empresas se suman a Saint Globant Sekurit, Nike, Basf Paintings, Qatar Airways, Air New Zealand, el cambio de centro de decisiones de Coca Cola, el cierre de varios locales Starbucks y Burger King, y otras miles de empresas argentinas, en su mayoría pymes, que no han resistido las políticas populistas del IV Kirchnerato.


El tema es que esas políticas no son la causa del problema sino su efecto: es el sistema de creencias y la concepción del mundo que tiene el gobierno lo que luego deriva en este tipo de proyectos que ahuyenta las inversiones, prohíbe el trabajo, echa a las empresas y produce un país cada vez más chico, aislado, en donde cada vez se pueden hacer menos cosas porque todo está prohibido (y lo que no está prohibido es obligatorio, con lo cual el margen de libertad y de ejercicio de la autonomía de la voluntad, esenciales para el crecimiento es cada vez más cercano a cero) y en donde lo único que aumenta son los índices de pobreza y la inflación.

Lamentablemente la única esperanza que va quedando es que esto explote por los aires y, como muchas veces en la Argentina, el colapso, como dice el gran Juan Carlos De Pablo,  sea el pavimento de un cambio positivo.

Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

Deja un comentario