Los delitos del pobrismo

Son ladrones. Pura y sencillamente. Ladrones. No son ni mapuches, ni originarios, ni pobres, ni desvalidos. Son ladrones, delincuentes, que avanzan con la complicidad penal de un gobierno delincuente.

Lo que está ocurriendo en el sur es una verdadera tragedia. Un avasallamiento de derechos que cuenta con el increíble respaldo y desidia de las autoridades federales.

Tierras que probablemente constituyan el rincón más bello del país están siendo arrasadas, con tala de árboles y fuego incluidos, por un conjunto de okupas que están vendiéndolas y permutándolas al mejor postor por las redes sociales.


Estamos en presencia de una muestra más de la decadencia corrosiva que el gobierno kirchnerista implica para la Argentina. No hace muchos días con total desparpajo, la ministra de seguridad afirmó que “la toma de tierras no es un problema de seguridad sino de hábitat”. De nuevo la misma sensación que en infinidad de días pasados cuando escribimos estas columnas: la sensación de no saber por dónde empezar a responderle. Es tal la catarata de argumentos que se agolpan en el cerebro para tapar el sinsentido de la ministra que, un vez más, uno no sabe por dónde empezar.

Las tomas son violentas. Atacan la propiedad de otros protegida por la Constitución y por el Código Penal. Se hacen con armas, de modo coordinado y bajo la jefatura de un comando que despliega un plan. Si eso no es un problema de seguridad (y además muy serio) no sé entonces para qué existe ese ministerio inservible.

El gobierno está del lado de los okupas y en contra de los propietarios. Toda la filosofía kirchnerista que está detrás de estas posturas es cómplice de la delincuencia y continua sin solución de continuidad cometiendo el delito mientras, por un lado, las tierras permanezcan ocupadas y, por el otro, no se actúe.

En cualquier país del mundo en donde una reserva como son los parques nacionales sea tomada y atacada por un conjunto de forajidos que talan sus árboles y los queman, no las fuerzas de seguridad, un ejército de seguridad, acudiría a restaurar el orden.

Del mismo modo, en cualquier país civilizado del mundo cuando la propiedad ajena es atacada y puesta en peligro, las fuerzas de la ley acuden en socorro de su legítimo dueño para que quede claro que ninguna fuerza prepotente podrá alzarse con un derecho.

Aquí en la Argentina está sucediendo lo contrario. No solo en el sur. En la provincia de Buenos Aires los episodios de tomas violentas usando niños como parapetos se suceden días tras día como si una marabunta gelatinosa hubiera decidido volcarse sobre las propiedades que muchos trabajadores consiguieron finalmente alcanzar después de, quizás, años de pelarse el traste.

El gobernador de la provincia, en cambio, se ha puesto del lado de los ladrones y ha mandado una ley a la Legislatura para que no se pueda desalojar a esa gente, con el agravante de que la podredumbre mental en el país ha avanzado tanto, que el proyecto fue aprobado con los votos de la oposición que lo acompañó.

Están viniendo con todo y por todo. Apuestan fuerte y lo hacen ya de manera desembozada, frente a la inacción, la sorpresa y la estupefacción de la sociedad honrada. Toda esa falta de respuesta causada por el impacto es incluso aprovechada a su favor. Todo con el encomio y el respaldo de las autoridades del fascismo.

El pobrismo papal está detrás de todo esto. Con órdenes expresas dadas a la Conferencia Episcopal y en contubernio con las llamadas “organizaciones sociales”, verdaderas “fasces” del régimen, han lanzado a una minoría marginal a la aventura del delito más abierto y sin escrúpulos.

Bajo el manto de “somos pobres que nos morimos” -típico argumento del Papa en contra de la riqueza, con resentimiento hacia los que prosperan y en complicidad con minorías violentas y corruptas, explotando a los pobres para que algunos se vuelvan millonarios y concentren el poder- estas andanadas de facinerosos se pavonean frente a la sociedad legal, prácticamente diciéndole en la cara “a mí me banca el gobierno y Cristina… ¿Así que vos creías que esto no lo podía hacer? ¡Mirá cómo lo hago igual!”.

El pobrismo católico, en conjunción con la fascinación patológica del kirchnerismo por el poder, constituye un cóctel explosivo de conveniencias mutuas. Ambos van tras una “mercadería mental” que les interesa por motivos diferentes pero a la que es imperativo mantener en la marginalidad más miserable.

Si para eso es preciso utilizar fuerzas de choque violentas que usurpen la propiedad de los demás, aterroricen a los ciudadanos honrados y corrompan las bases de la civilización y de la armonía social, pues se hará.


Aquí hay un proyecto en marcha que consiste en la pauperización de la Argentina; en convertir a su gente en una manada de venados zombies a los que se pueda dominar a los gritos; en destruir las bases morales del país; en aniquilar su ánimo, sus fuerzas y su temple.

Las herramientas para el logro de esos objetivos son varias. El Covid les ha dado una mano enorme con el encierro; un encierro que es perfectamente compatible con la tendencia a la depresión y a las ganas de renunciar a todo.

Ellos no descansan. Ellos no paran. Siempre avanzan. Destruyen. Desmoronan. Desmoralizan. Amedretan. Usurpan. Meten miedo. ¿Todo muy cristiano, no Bergoglio?

También puede interesarte

Dejar comentario: