Freiler será presidente del Puerto de Quequén

Nuestros colegas de Urgente 24 (www.urgente24.com) replicaron hoy una noticia que es de primera plana en Necochea y que tiene que ver con el ex juez Eduardo Freiler. El ex camarista estaría a punto de convertirse en el nuevo presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén.

“Si se lo pide Cristina, él está”, aseguraron desde el entorno del ex juez -destituido en 2017 por el macrismo- al diario local Cuatro Vientos, el diario local de Necochea.

En las últimas semanas hubo muchas especulaciones acerca de quién podría ocupar ese puesto. La lista de nombres en danza incluyó a varios ex funcionarios, abogados locales y hasta un concejal kirchnerista.

Pero, según esta versión periodística, la definición estaría prácticamente dada y el nombramiento de Freiler al frente de la estación marítima sería inminente.

“La decisión está prácticamente tomada, hay que esperar ahora el nombramiento, aunque ya podríamos decir que el Puerto Quequén tiene nuevo presidente”, reveló la fuente a Cuatro Vientos.

El día que el Consejo de la Magistratura logró desplazarlo, en una filosa jugada aprovechando la ausencia de un senador, el entonces presidente Mauricio Macri habló de “un paso enorme de la Argentina hacia el fin de la impunidad”.

No es un dato menor que el juez necochense había procesado a Macri por las escuchas ilegales cuando éste era aún jefe de gobierno porteño. Además, había impulsado indagatorias sobre los dueños de Clarín y La Nación por Papel Prensa; y votó a favor del cierre de la causa del memorándum con Irán y por el desplazamiento del juez Claudio Bonadio en la causa Hotesur.

Con respecto al Puerto Quequén, vale destacar que se trata de uno de los principales puertos cerealeros de la Argentina, y, según datos del Consorcio, en abril tuvo un nuevo doble récord operativo: alcanzó la operatoria de 88 buques y el acumulado anual trepó hasta los 2.514.789 T “en el mejor primer cuatrimestre de todos los tiempos”.

A la luz de estos datos, se trata de puerto de importancia vital para el Gobierno, tanto bonaerense como nacional. Ahora, si se confirma esta versión, comenzaría a ser dirigido por el ex camarista.

Freiler nunca pudo justificar su fortuna. Coleccionista de autos clásicos y antiguos, propietario de caballos de carrera pura sangre, dueño de una mansión  que tuvo una tasación de oficio realizada por el Banco Nación que determinó que la propiedad -de 1.234 metros cuadrados- ubicada frente a la Quinta presidencial de Olivos, costaba al menos un millón de dólares, muy lejos de los $ 2,8 millones que el camarista declaró haber pagado en 2014 como patrimonio personal total (Fuente www.perfil.com), el ex juez Freiler no podría haber adquirido semejante patrimonio con sus ingresos como empleado de Tribunales, que es lo que fue durante toda su vida.

El magistrado, siempre de acuerdo a la investigación que en su momento llevó adelante Perfil, declaró que compró la casona por un precio muy bajo porque estaba en muy mal estado. En el 2015 ya se veían las reformas en la propiedad, pero Freiler nunca informó las mejoras de su nueva casa en la declaración jurada de ese año. Se calcula que la obra costó por lo menos $ 3 millones, todos precios de aquellos años.

Freiler tampoco declaró gastos por el alquiler de la casa en la que vivía mientras realizaba las mejoras, ubicada en Vicente López. Según estimaciones de los peritos paga $ 50.000 mensuales por esta propiedad, un tercio del sueldo que percibe como camarista.

La designación de esta persona al frente de uno de los principales puertos del país constituye otra afrenta a la impunidad de la corrupción y otra carcajada virtual de la ex presidente sobre todos los procesos que pesan en su contra y también en contra de quienes fueron sus secuaces.

Oh casualidad, Casualmente, este miércoles (13/05), Freiler dialogó con Darío Villarruel en Radio 10, uno de los medios kirchneristas de Cristobal López, y habló sobre las presiones a los jueces durante el gobierno de Macri, tras las denuncias de la jueza Ana María Figueroa y Martina Forns. “Yo lo viví en carne propia”, relató.

“A mí no fueron a presionarme”, dijo, “no he tenido ese contacto directo, fueron directo al grano. Sí hubo presiones periodísticas muy burdas y mentirosas (…) sabían mis posiciones y ya estaba molestando con algunos votos míos, y me tenían que correr, veían que era improbable cualquier tipo de provocación conmigo”.

Resulta francamente repugnante que personajes de esta calaña que no pueden explicar ni uno solo de los centavos de que consta su patrimonio, regresen a las funciones públicas para seguir robando y para reírse en la cara de todos nosotros.

Un capítulo más en la historia de un monstruo de siete cabezas que sigue decidiendo y formateando el perfil que tendrá el futuro del país.

También puede interesarte

Dejar comentario: