De nuevo el resentimiento

El día de la Independencia, sobre el mediodía subí el siguiente hilo de Twitter:


El sábado 10, mientras la Selección argentina jugaba la final de la Copa America en el estadio Maracaná en Río de Janeiro, el BCRA emitió una resolución para directamente intervenir el mercado del dólar CCL.

La norma en cuestión que, repito, especuló con la distracción por la consagración de Messi, modificó las regulaciones que se aplicaban al arbitraje de títulos valores contra el dólar y viene a imponer una declaración jurada del cliente respecto a operaciones con títulos valores.

La entidad deberá contar con la conformidad previa del BCRA excepto que cuente con una declaración jurada del cliente en la que deje constancia de que

en el día en que solicita el acceso al mercado y en los 90 (noventa) días corridos anteriores no ha concertado ventas en el país de títulos valores con liquidación en moneda extranjera o canjes de títulos valores por otros activos externos o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior;

Lo indicado en referencia a canje de títulos valores por otros activos externos regirá para los canjes concertados a partir del 12.7.21.

se compromete a no concertar ventas en el país de títulos con liquidación en moneda extranjera o canjes de títulos valores por otros activos externos o transferencias de los mismos a entidades depositarias del exterior a partir del momento en que requiere el acceso y por los 90 (noventa) días corridos subsiguientes.

Esta disposición implica la prohibición de hecho de operar legalmente en dólares mediante la compraventa de títulos.

El gobierno sigue restringiendo las libertades públicas en un círculo sin fin de cepos y prohibiciones generadas por una génesis clasista que arremete, justamente por razones de clase, contra los que tienen capacidad de generar dólares genuinos.

Ese origen racista del problema provoca una caída pronunciada en el producto medido en dólares, y, en consecuencia una escasez dramática de divisas.

Para cortar las canillas de demanda el gobierno no tiene mejor idea que prohibir las triangulaciones legales que los particulares habían diseñado para obtener dólares legítimamente sin violar el cepo cambiario.

Es decir, el gobierno ya había establecido un corset al acceso de los argentinos al dólar y como esa barrera podía ser saltada  mediante una ingeniería financiera, el gobierno decide intervenir también en esa ingeniería.

La consecuencia va a ser una explosión del mercado blue (este comentario se escribe antes de la apertura del mercado) y una expansión inflacionaria muy peligrosa que, además, va a seguir multiplicando la producción industrial de pobres y el aislamiento internacional, conceptos ambos que están íntimamente vinculados y cuyas causas generadoras son las mismas.


El sábado 10, doce horas antes del partido frente a Brasil, el profesor Loris Zanatta, afirmaba que el nacionalismo, el dogmatismo y la fe ciega matan (en relación a cómo la negativa ideológica de Cristina Fernández de Kirchner de adquirir vacunas norteamericanas habían provocado una matanza evitable).

Aquí también asistimos a un caso en donde razones no económicas (el resentimiento visceral de clase) puede provocar una miseria generalizada y un aislamiento que no servirá para otra cosa que no sea la profundización de una pobreza rampante que, para completar el cuadro de odio, será imputada a aquellos que, de haber gozado de libertad, habrían sido el principal motor para evitarla.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.