Aruba

Coincidencias

En octubre de 2010 el kirchnerismo y Cristina Fernández de Kirchner estaban perdidos. Las proyecciones de encuestas para las elecciones del año que viene los daban perdedores en todas las mediciones.

Entonces muere Néstor Kirchner. Ese hecho fortuito modificó completamente el tablero político y convirtió a la decadente presidente en una viuda, víctima de un drama familiar que debía cargar sobre sus espaldas el peso del Estado, con el de una familia sin padre y con el de una pareja sin marido.

La clásica sensiblería argentina dio sus frutos un año después cuando las urnas le regalaron un triunfo con el 54% de los votos que habilitó, dos meses después, el “vamos por todo”.

Hay que recordar estas volteretas del destino porque muchas veces el que sacó rédito de ellas puede verse tentado a recrearlas de modo artificial cuando se enfrenta a situaciones políticas similares.

Por supuesto lo sucedido anoche frente a la casa particular de la vicepresidente deberá ser rigurosamente investigado. Pero lo que uno pudo ver no deja de verse conmovedoramente raro, cuando, como en 2010 (y aún peor que en aquel caso), el kirchnerismo también estaba completamente derrotado.

Un ataque a centímetros de la cabeza de una de las personas más custodiadas del país en un perímetro que la propia militancia había reivindicado como propio, incluso con un refrendo judicial que le daba una pátina de legalidad al retiro del lugar de la Policía de la Ciudad para que ese sitio lo ocupe la Policía Federal.

Un hecho sucedido a una semana de que un fiscal acusara a la vicepresidente de ser la jefa de una banda criminal que le robó al Estado -solo en el caso de Vialidad (que es el que Luciani tuvo bajo estudio)- más de mil millones de dólares. Un hecho que le pone un broche a una escalada de violencia desatada desde las figuras más representativas del peronismo hasta sus personajes más marginales (que convocaron a puebladas, a voltear la Corte, la cortar rutas nacionales y que acusaron a fuerzas demoníacas de “querer matar a un peronista”) y que se enmarca en una tradición de décadas de ese movimiento que tiene que ver con la violencia callejera y con el enfrentamiento matón y barrabrava.

Este es el contexto que rodeó al episodio de anoche. El hecho en sí fue por demás extraño: un hombre solo que con un arma logra llegar hasta el mismísimo lugar donde la vicepresidente bajaba de su auto, le apunta con la pistola a la cabeza y dispara. El proyectil no sale porque no había balas en la recámara, aunque el cargador si tenía cinco. La vicepresidente, en ese momento, parecía más preocupada por su pelo que por cualquier otra cosa. Ningún custodio la protege ni la levanta en peso de cuajo para meterla dentro de la seguridad de su edificio.

Al contrario, Cristina Fernnadez de Kirchner para los siguientes 10 minutos sonriente, firmando autógrafos y sacándose selfies con un grupo de gente que tampoco parece tener la menor idea de lo que ha ocurrido.

El atacante, incluso, logra salir corriendo, deshaciéndose del arma y solo después de unas cuadras es alcanzado, no está claro si por militantes o por personal de la Policía Federal. Es más, no queda claro si, cuando este hombre es detenido, Kirchner no seguía fuera de su casa firmando autógrafos.

El peronismo reaccionó como era de manual que iba a reaccionar: poniéndose en víctima del “odio” que el país “gorila” tiene hacia ellos. Es más, una hora antes de que hablara al presidente anticipé en Twitter el contenido de sus palabras. Lamentablemente no fallé en nada: fue tal cual.

El peronismo siempre tuvo la habilidad (notoriamente sofisticada a partir de los comandos de inteligencia Montoneros de la década del ’70) de acusar a los demás de aquello que los demás lo acusaban a él. El problema es que el peronismo tiene en su contra miles y miles de horas de grabación y de filmación que dejan bien en claro dónde está el matonismo, dónde la incitación a la violencia, dónde la intolerancia, dónde la negación del otro, dónde la pretensión de un discurso y de una idea única (“la Doctrina Nacional”) y dónde la aspiración a adueñarse patrimonial y simbólicamente del país como si fuera suyo y como si los demás argentinos no existiesen o no fuesen argentinos. No hay más que verlo. Desde Perón hasta hoy. “Sin Cristina no hay peronismo y sin peronismo no hay país”, Larroque dixit.

No hay que descartar, en lo que ha ocurrido aquí, una enorme operación de inteligencia operada desde la cabeza de Horacio Verbitzky. El jefe de la unidad de inteligencia de Montoneros es una figura de notorio relieve en el gobierno y del entorno más íntimo de Cristina Fernández de Kirchner.

¿Es Verbitzky capaz de idear un montaje como este? En lo particular no tengo ninguna duda. Y también de planear lo sucedáneo, es decir, lo que ocurra a partir de hoy.

Este comentario se escribe por la mañana (hora argentina) del 2 de septiembre, pero me atrevo a adelantar que el cotillón del día tendrá como objetivo recrear la mística del velorio de Néstor Kirchner de octubre de 2010.

El objetivo de todo esto, claro está, es revertir la dramática situación política y electoral en la que se encuentra el oficialismo. No hay dudas de que un avezado agente de inteligencia hubiera sugerido introducir un hecho disruptivo mayúsculo, como en 2010 fue la muerte del ex presidente para producir un estrépito de tal magnitud por el que las cosas no fueran igual a como estaban antes del estrépito.

Habrá que ver cómo se desarrolla la investigación y los acontecimientos. Pero lo que se vio hasta ahora no hace más que dejar ver la marca en el orillo de una nueva operación típicamente peronista.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

5 thoughts on “Coincidencias

  1. Anónimo

    Carlos,cuando pasan estos eventos siempre hay que preguntarse quien se beneficia,por supuesto que en este es cristina.1)sabe que va a ser condenada 2)el ajustaso de Massa (No sabemos si la soc lo va a soportar)3)el próximo año seguro que pierden las elecciones,y de paso imponen la autocensura a los opositores y van a intentar reformar a la justicia

  2. Ricardo Vines

    Un bochorno y un verdadero acto Circense.
    Nadie con propósito de asesinar como sería el caso puede olvidarse de tener el arma preparada un verdadero show mediático
    Una vez se conmociona a la Sociedad inutilmente. La declaración de feriado y convocatoria otro disparate del Presidente.
    Lo real es una pobreza que en poco tiempo más orillara el 60% . Esto si es grave.
    Mientras el nuevo Ministro de Economía se ocupa de limpiar la fachada del Edificio y se despreocupa de las cañerías y estructura.
    La devaluación a la vuelta de la esquina.
    Sin moneda no hay país posible.

  3. Guillermo

    Otra maniobra más de esta gente, que no tiene ningún límite para intentar manipular a la sociedad. La única ventaja es que son tan rústicos e inoperantes que se nota de entrada qué hay algo raro. Con el correr de los días se va saber bastante más. Hoy con las comunicaciones y redes sociales actuales todo se filtra a la larga. De paso juntamos más gente para que se olvide la escasa convocatoria del circo de Juncal. Son de lo peor que ha parido este país en materia de dirigencia (y eso que hemos tenido gran variedad de personajes).

  4. Luis

    Nada de lo que hagan va a tapar el desastroso gobierno K. Asombra la ingenuidad de los que se dicen peronistas al aferrarse a un edificio que se derrumba. No habra episodio de netflix que modifique esta cronica con final anunciado. El por fin! de la oscura era K

  5. Matias

    Carlos, en lo personal me resulta un poco simplista creer que por haberse victimizado con la muerte de su marido, cosa que sin dudas hizo con el fin de obtener un rédito personal, pudieron dar vuelta las elecciones. Los descerebrados que colman las filas del Kirchnerismo, solo quieren que se les presenten las pruebas necesarias para seguir sosteniendo sus creencias. El nunca bien ponderado “sesgo de confirmación”. No hay que olvidar que, por aquel entonces, el gobierno de Mauricio Macri había hecho las cosas bastante mal y, nuevamente, en mí opinión personal, eso fué lo que hizo que ganara nuevamente esta gentuza que hoy tenemos por cuasi-tiranía. Para mi no hay dudas de que, esa arma es de aire comprimido. El ruido que se escucha no es el que hace un arma que se gatilla sin bala en la camara, y se vé como “algo” llega a la cara de la Vice. Yo creo que los escenarios posibles son dos: 1) Una clásica opereta de Inteligencia como tantos líderes han hecho a lo largo de los años (es posible que haya surgido de la cabeza del “Perro” Verbitsky) ó 2) El tipo que disparó es un pelotudo y, fiel a sus gajes, el Peronismo esta aprovechando la situación para generar una cortina de humo, cosa en la que también es experto el susodicho Verbitsky. Recuerdo su libro, muy interesante, por cierto, “Cortinas de Humo” escrito en la década de los 90 para desgastar al gobierno de Menem.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.