Aruba

Aceptar una peligro para obturar un delirio

El desmembramiento y división de la coalición gobernante es de tal magnitud que, aun a riesgo de jugar con la salud de los argentinos, el gobierno piensa salir “a la desesperada” con un  proyecto no muy estudiado y con profundísimas dudas, para obturar uno aún más delirante cuyo origen es el Instituto Patria.


Como sabemos, una de las herramientas preferidas por el kirchnerismo radicalizado para quedarse con sectores enteros de la actividad privada del país -incluidas claro está, todas sus empresas- es el sofocamiento financiero y operacional de esas compañías para que, ya boqueando, estén de acuerdo en una capitulación a favor del Estado (que, en buen romance, todos sabemos que por “Estado” debemos entender aquí las propias manos de los Kirchner, sea de modo directo o a través de hombres de paja).

Fue la metodología que el mismísimo Néstor Kirchner empleo con las AFJP: las reguló tanto y les prohibió tantas operaciones que, a pesar de que en una consulta pública los afiliados se habían expedido en una proporción de 8 a 2 en favor de mantener el sistema, las propias empresas del sector “agradecieron la estatización ocurrida en 2008.

El Instituto Patria tiene un plan similar para las empresas de medicina prepaga, uno de los sectores que, milagrosamente, sigue siendo eficiente en el país.

Aunque parezca una cosa de locos, el propio gobierno que supuestamente el kirchnerismo integra está elaborando un plan para tratar de detener esa locura socialista de cuarta, berreta y planeada al solo efecto de cooptar otra caja millonaria.

En efecto, luego de la reunión en Villa La Angostura, la ministra de salud Carla Vizzotti confirmó que su cartera está elaborando lo que llamó un plan de “integración federal de salud” que tendría por objeto mejorar, en teoría, seis ejes de la problemática de la salud en la Argentina, a saber: 1) Gobernanza y articulación federal, 2) Nuevo modelo de atención, 3) Recursos humanos en salud, 4) Sistemas de información, 5) Innovación científico tecnológica y 6) Comunicación en Salud.

Con la experiencia que uno tiene con el peronismo en general y con el kirchnerismo en particular que se han revelado como verdaderos astros para enmascarar detrás de un título atrayente iniciativas que, en los hechos, resultaron ser, al mismo tiempo, un desastre para el país y una fuente de riqueza para ellos, las dudas surgen de inmediato.

El problema surge cuando, debido al torniquete a que viene siendo sometido con los precios, el propio sector privado está dispuesto a avenirse a algún tipo de reforma: otra vez el mecanismo de ahogo financiero dando sus frutos. Según una fuente del sector, este proyecto que se expone ahora “podría ser un dique de contención para aquellos que, dentro del propio oficialismo, proponen algo más radical”.

Naturalmente la palabra que trae un insoportable tufillo a estatización (o a una estatización de hecho por la vía de una fortísima regulación) es la palabra “integración”.

Según la RAE “integrar” en su segunda acepción significa “hacer que una persona o una cosa se incorpore a algo para formar parte de ello”. De allí a concluir que el proyecto, de una u otra manera, buscará que lo que hoy es privado pase a ser, de alguna forma, público, no hay más que un paso.

Todos sabemos lo que significaría eso: el solo hecho de pensar en que TODA la salud de la Argentina pase a ser tratada como se la trata hoy en los hospitales públicos, hiela la sangre. Que, de algún modo, se consagre la injusticia de que los que vienen bancando el sistema con un enorme sacrificio pasen a ser iguales a otros que hasta ahora no aportaron un centavo, produce una pre-furia importante que, comparada con la que puede desatarse si esto se confirma, pasará a ser solo un detalle.

Pensarlo, sin embargo, no cuesta trabajo en la Argentina: en efecto, son decenas las operaciones de ese tipo que la sociedad ha soportado, desde el sistema jubilatorio en donde un grupo comparativamente pequeño financia los ingresos de un grupo enorme (muchos de cuyos integrantes no hicieron ningún aporte) hasta los alambicados sistemas de subsidios por los cuales los que trabajan mantienen a porciones cada vez más numerosas de extorsionadores.

Pero lo verdaderamente shockeante aquí es que este proyecto sea presentado por un “ala” del gobierno (la que responde al presidente) para, con ello, intentar frenar un disparate aún mayor propiciado por otra “ala” del gobierno que responde a la vicepresidente. Es algo así como decir, “mirá, confórmate con esto porque si avanzan los otros vas a estar peor”.

En ese sentido, la misma fuente comentaba: “Algo va a salir, porque las obras sociales (y las prepagas de rebote) necesitan oxígeno y estas medidas podrían ser de alguna ayuda, según como se instrumenten. Por otro lado, no le pueden seguir dejando la iniciativa a los K”.


Fíjense ustedes hasta qué punto los operadores están “entregados” que están dispuestos a avanzar con un proyecto oscuro -que probablemente termine igualando para abajo a toda la medicina preventiva y recuperativa de la Argentina- con tal de que alguien les tire una soga.

Este ejemplo, que tiene que ver con un área particularmente susceptible en cualquier país como es la salud, demuestra hasta qué punto ha calado el daño kirchnerista: con las metodologías del peor de los bajos fondos obligan a sus víctimas a sentarse a “negociar” una muerte más digna a cambio de no tener una más dolorosa y cruel. Si esto no es estar gobernados por una mafia muy parecida a la que uno veía en las películas de Francis Ford Coppola, se le parece bastante. La única diferencia es que esto ocurre de verdad.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

3 thoughts on “Aceptar una peligro para obturar un delirio

  1. Maria Victoria Storani

    Me produce un escozor inmenso sentir que estamos en la más absoluta indefencion. De ningún sector de la dirigencia argentina surgen voces que defiendan a la ciudadanía, que se opongan con todo rigor y con resultados a que los que hoy gobiernan nos sigan sometiendo a sus sicopatas caprichos cuál soberanos de la edad media!!! Terrible!!!!

  2. Juan

    Recien vi en La Mirada de Roberto Garcia q el Radical Gerardo Morales hace nepotismo 25 familiares en la administracion Publica de Jujuy yo se
    Bien q voy a votar ni al frente ni a juntos
    X el cargo no va +

  3. Carlos

    Antes con las low cost en Palomar habia
    Vuelos toda la noche ahora en las plazas
    Hay tambores infernales la Ordenanza
    de Ruidos molestos nadie la hace cumplir les gusta torturar a los vecinos
    De proximidad yo se q voy a votar ni a
    Unos ni a otros alguien q nos traiga
    Paz…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.