Siete puntos para considerar al planear unas vacaciones familiares

Soy alguien que trata de tomar dos o tres vacaciones al año. Hay algo realmente especial en hundir los dedos de mis pies en la arena por primera vez o sumergirme en la historia de otra ciudad. El mundo tiene mucho que ofrecer, ¿por qué no tratar de verlo junto a nuestra familia… incluso si es solo por unos días?

Sin embargo, viajar puede ser costoso y planificar el viaje puede llevar mucho tiempo. A lo largo de los años he aprendido que, con estos siete consejos, puedo reservar unas vacaciones con facilidad.

1. De boca en boca
La mejor manera de descubrir ese perfecto resort de playa es preguntando a tus amigos dónde vacacionaron en el pasado. No solo obtendrás un resumen de sus experiencias personales, sino que también escucharás las recomendaciones de restaurantes y los consejos de aquellos que ya han disfrutado de la ubicación. La mayoría de mis viajes están planeados de esta manera. Ya sea a través de amigos, blogs o sitios de viajes en general, me encanta explorar fotografías, leer revistas y consultar los sitios web destacados.

Consejo: Dirigite a Instagram y buscá las etiquetas #Travel o #InstaTravel. Vas a poder empezar a obtener algunas ideas geniales para destinos al ver dónde está vacacionando el resto del mundo. 

2. Sitios de ofertas de viaje
Una excelente manera para tratar de ahorrar dinero al planificar un viaje es utilizar los sitios de ofertas de viaje. Ya sea que busques actualizaciones a diario o te suscribas a su boletín informativo, tiene sentido ver qué descuentos se publican actualmente en cada destino, ya que el paquete real puede hacer una diferencia en los resultados finales. Buscá paquetes que incluyan combinaciones de vuelo y hotel. 

¿Preferís hablar con un agente de viajes? Lo creas o no, estas agencias tienen ofertas similares. Entrá y decile a tu asesor lo que estás buscando, cuánto queres gastar y qué semana tenés libre en el trabajo. Cada vez más agentes de viajes están a solo una llamada de distancia, teniendo prácticas privadas en casa. ¡Encontrá a alguien de confianza en el barrio y pegale un grito! Una llamada telefónica de 10 minutos sin duda puede ponerte en el camino correcto hacia el ahorro. Dejá que los profesionales hagan todo el trabajo pesado. Si aún deseás comparar sus hallazgos con una rápida búsqueda propia on line, ¡adelante!

3. Equipaje y lavandería
Con el costo adicional que las aerolíneas cargan por bultos fuera del margen libre, es mejor adelantarse y cerciorarse que el lugar al que vamos tiene una lavandería. De ese modo, aunque seamos muchos de familia podemos llevar relativamente poca ropa y luego lavar en el lugar, ahorrándonos mucho dinero por exceso de equipaje. 

4. Alquiler de autos
Comprobá on line las ofertas de alquiler de autos y asegurate de ser parte del club Alamo Insiders antes de hacer tu reserva. Esto asegurará que recibas todos los cupones actualizados, ofertas especiales de última hora y ofertas que están actualmente disponibles para los clientes que son socios. Como miembro de Alamo Insider, vas a descubrir lo fácil que es reservar tu auto de elección y recogerlo una vez que aterrices en tu destino final. Viajá con estilo y comodidad y sabiendo que tendrás un viaje esperándote a vos y a tu familia, sin importar dónde se encuentren.

5. Fotografía
Sé que todos quieren tener las mejores fotos para compartir en redes sociales, pero pensá cómo deseás capturar tus recuerdos de vacaciones y prepara tu opción con anticipación. Ya sea que solo quieras atenerte a tu teléfono o contratar a un fotógrafo en el lugar (hay servicios disponibles en línea que pueden ayudarte a encontrar profesionales en todas las ciudades del mundo), considerá baterías, cargadores, tarjetas de memoria y almacenamiento. Lo último que deseás hacer es aterrizar y descubrir que el almacenamiento de tu teléfono está completamente lleno. Créeme, me pasó!! 

6. Hotel vs. Alquiler
Con servicios como AirBnB en juego, hoy en día, los hoteles no son la única opción en la ciudad. ¡Si queres vivir como un local, literalmente podés! Solo pensá un poco sobre lo que eso significaría para tu familia. Podes tener un completo control sobre tus hábitos alimenticios (cocinar en casa es muy fácil con una cocina completa), pero también considerá si realmente deseás lavar los platos, ir a comprar alimentos y hacer tu cama mientras estás lejos. Hay ventajas y desventajas en cada opción. Conveniencia frente a rentabilidad: considerá lo que es más importante para vos y luego analizá esas propiedades.

7. Recordá reservar tiempo de inactividad
Una viajera experimentada una vez me dijo una regla por la que vive, y estuve haciendo lo mismo desde entonces: Dividí tus días en grupos de tres: reservá dos tercios y dejá un tercio completamente vacío para relajarte, tomar una siesta o simplemente ir a la piscina. He ido a Disney World más de una docena de veces con mi familia y antes de hablar con mi amigo, nos quedábamos en el parque durante horas y horas. Siempre pensamos que teníamos que dedicar la mayor cantidad de tiempo a cada día para que el viaje valiera la pena. ¿Pero sabes qué? A menudo nos dejaba agotados y molestos unos con otros. En otras palabras, no siempre fue una experiencia positiva, aunque técnicamente cubrimos mucho terreno. Desde que adoptamos este nuevo modelo de pensamiento, nuestros chicos están mucho más felices porque no se los arrastra de un lugar a otro. Por lo general, comenzamos bien y temprano y luego regresamos al hotel para nadar por la tarde. Luego, terminamos nuestro día explorando una vez más. Es una gran manera de reiniciar y reanimar. Algo para considerar la próxima vez que salgas en tu próximo viaje. Con suerte, los consejos que compartí te ayudarán a ahorrar dinero y tiempo durante tu próxima sesión de planificación con tu familia.