Un popurrí de chambonadas

Vamos a varios temas en lugar de hacer cómo hacemos siempre, un comentario monográfico.

En primer lugar el tema económico. El gobierno aceptó pagarle al Club de Paris lo mismo que nunca dejó de pagarle a China por el préstamo bilateral, unos 430 millones de dólares.

Luego de que ese conjunto de países acreedores pusiera el grito en el cielo frente a semejante desigualdad (fundada, naturalmente, en una prioridad ideológica del gobierno) a regañadientes, el gobierno aceptó aquel arreglo.

Por el lado del FMI, el ministro Guzmán, dijo que el país no aceptaba las revisiones del artículo IV “por el tema de la pandemia”. 


Yo propongo que ese engendro de frase -“por el tema de la pandemia”- (porque la economía lógica de palabras indicadas por el buen uso del idioma sugiere que se diga simplemente “por la pandemia” y no “por el tema de la pandemia”) sea registrado en la propiedad intelectual como la mayor fuente de excusas que el mundo haya conocido jamás.

Solo en el mes de junio de este año el FMI lleva realizadas más de 20 revisiones en países como Eslovaquia, Chile, Peru, Zambia,

Guatemala, Botswana, y otros de África, América Latina, Europa y Asia. De modo que, que Guzmán diga que la Argentina no quiere la revisión del Fondo “por el tema de la pandemia” es un infantilismo que solo los cabeza de termo que venimos fabricando desde hace 60 años se pueden creer.

En segundo lugar, en un país que que superó los 90 mil muertos por Covid, que no puede pagar sus cuentas y que es una isla inexplicable en el contexto mundial, que su cámara de diputados detenga el tratamiento de temas importantes para gritar el gol que Maradona le hizo a los ingleses hace 35 años, es más que una falta de respeto: es la apropiación política del nombre de Diego para su utilización específica por el fascismo kirchnerista.

Daba vergüenza ver a Carlos Heller (que, más allá de haber sido vicepresidente de Boca debe creer que la pelota pica porque lleva un conejo adentro) pedir la interrupción de la sesión para hacer semejante barrabasada.

En tercer lugar, Sergio Massa volvió de los Estados Unidos este último fin de semana. Sin embargo, ayer apareció en San Fernando en un acto político como si nada cuando el la Argentina supuestamente rige una legislación por la cual quienes llegan al país deben cumplir un aislamiento obligatorio de siete días.

Es más, Florencia Carignano, Directora Nacional de Migraciones, dijo que se iba a perseguir penalmente a los argentinos que llegaran del exterior y no cumplieran con esa reglamentación.

Pero claro, la casta está excluida. Los integrantes de la nomenklatura no deben cumplir con esa obligación porque ellos son diferentes; ellos son superiores: ellos no contagian. Dan asco.

En cuarto lugar, el gobierno ratificó su política de prohibición de exportación de carnes. Prohibió la salida de siete cortes y estableció un cepo de cuotas para el resto. Más burradas que ni los propios burros cometen, porque como buenos animales, los burros no tropiezan con la misma piedra dos veces.

En 2006 Néstor Kirchner prohibió la exportación de carnes y el país perdió 12 millones de cabezas de ganado que aún hoy no recuperó. El precio de la carne , ademas, no dejó de subir.

Ahora Fernández le prometió a los hombres del campo un “plan ganadero” para evitar una reacción que habría parado el mercado. ¿Alguien le puede creer una palabra a este sujeto?

¿Plan ganadero? ¿Pero alguien puede creer que este gobierno de ladrones puede implementar un plan (ganadero o el que sea) para incrementar la producción de algo? ¡Si este gobierno persigue el hundimiento de la producción para que los argentinos sean cada vez más pobres y dependan cada día más de la dádiva pública!  ¿Qué inocente puede creer que este gobierno va a desarrollar un “plan ganadero”? ¡No me hagan reír por favor!


No hay duda del sesgo ideológico del gobierno que no ha establecido, por ejemplo, medidas similares para la industria pesquera cuyo producto aumentó lo mismo que la carne en el mismo tiempo.

Finalmente, Michelle Bachelet, en la ONU, incluyó a Formosa entre los casos de violaciones dramáticas a los Derechos Humanos por los delitos cometidos por el gobierno de Gildo Insfrán desde que comenzó la pandemia.

Los más conspicuos popes peronistas, entre ellos el presidente, destacan a esa provincia como la quintaesencia del peronismo, como el producto peronista mejor logrado.

A la luz de los hechos, no voy a agregar nada más por hoy.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

One thought on “Un popurrí de chambonadas

  1. Anónimo

    Gobierno de impresentables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.