Un hecho que no puede volver a ocurrir

Lo ocurrido con los diputados de Juntos por el Cambio, Camila Crescimbeni, Álvaro González y Gabriela Brouwer de Koning en la votación por evitar la suba del impuesto a los bienes personales debe ser motivo de un análisis caso por caso porque no todos son iguales.

La primera de ellas estuvo en el Congreso en la mañana y dio positivo de Covid-19 en los testeos de ingreso. No la dejaron pasar, como era lógico. Se retiró y realizó una contraprueba PCR que confirmó el resultado. Es asintomática pero está aislada. De modo que su caso hay que dejarlo de lado porque se trata de un imponderable no atribuible a la conducta de la diputada. Ella estuvo pero las circunstancias le impidieron ingresar.

Los otros dos casos sí que deben comentarse. En especial el de la diputada Brouwer. Esta señora viajó a Estados Unidos -más específicamente a Walt Disney World- en una movida incomprensible.

Esa conducta provocó, más que una derrota por un voto del proyecto para bajar impuestos con el que la diputada se había comprometido, un impacto psicológico en el electorado de naturaleza muy negativa.

La diputada pertenece al bloque que lidera el diputado cordobés Rodrigo De Loredo de la UCR-Evolución de Córdoba que ganó las elecciones en la provincia con el 54% de los votos. Esta mención viene a cuento de que el manejo del bloque comparte la responsabilidad de este desquicio.

Días atrás los bloques opositores habían forzado, mediante el voto de 130 diputados, habilitar la Comisión de Presupuesto y lograr una sesión especial para tratar la modificación del Impuesto a los Bienes Personales. Semejante movida, dadas las presentes circunstancias de paridad de los votos, exigía un conteo minucioso de los diputados con los que se contaba y un compromiso sustancial de todos para estar presentes en el día de la crucial votación.

Lo menos que puede decirse de Brouwer es que es una irresponsable manifiesta y que su conducta no tiene perdón. Los efectos políticos colaterales de esa acción inconsciente pueden generar una desconfianza suicida dentro del bloque de Juntos por el Cambio.

Ni bien ocurrió la victoria en las elecciones de medio término ese bloque perdió al presidente del interbloque por discusiones internas. Hoy, si bien tratan de ejercer alguna coordinación, JXC, en realidad, es un conglomerado compuesto por 10 bloques con presidentes diferentes.

Sin dudas, frente a un adversario político que no conoce los escrúpulos cuando se trata de discutir poder tener esta conducta divisionista es suicida. Y lo es más cuando los jefes de cada uno de esos bloques no pueden poner en caja a sus propios diputados frente a una votación crucial.

La oposición no puede ir a una guerra iniciada por ellos mismos (con la solicitud de la sesión especial) sin tener la total certeza de que cuenta con los votos y con la presencias.

Si la Providencia luego juega una mala pasada puntual -como el caso de la diputada Crescimbeni- mala suerte: esos imponderables solo los maneja Dios. Pero convocar a una reunión especial de la cámara para voltear un impuesto que debía ser volteado y que uno de los votantes se vaya a Disney World no es aceptable. Brouwer debería renunciar a su banca y nunca más firmar un contrato con los votantes que luego no está dispuesta a cumplir.

El caso del diputado Álvaro González es distinto. Su hija vive en Alemania y se casaba. González ya no había estado en la votación con la que la oposición obligó a la convocatoria de la sesión. Y tenía boleto de regreso vía Amsterdam que le hubiera permitido llegar a tiempo si el aeropuerto de esa ciudad no hubiera sido cerrado por la nueva ola de Covid-19.

Pero esto nos retrotrae al tema de la responsabilidad de la conducción del principal bloque opositor y a las preguntas sobre qué piensan hacer con esto.

Una parte importante de la sociedad les dio un mandato crucial para estas horas: detener al kirchnerismo, detener la locura autoritaria, detener el avance confiscatorio, detener la pérdida de las libertades.

Se trata de una responsabilidad enorme. No es joda la cuestión. La dimensión de la tarea por delante no admite la frivolidad ni la irresponsabilidad. Cada cual es libre de elegir el tipo de compromiso que toma. Pero cuando se toma un compromiso se debería ser consciente de su dimensión y de sus cuidados, tanto a nivel individual como de la conducción y organización de los bloques.


Rodrigo De Loredo lleva una responsabilidad en esto también: él tenía la obligación de sentar a todos los diputados de su espacio en las bancas ese día. Si la Sra Brouwer tenía otros planes él debió disuadirla. La Argentina está frente a una hydra peligrosa a la que no le tiembla el pulso para robar, confiscar, atropellar y doblegar la libertad. Si la Sra Brouwer o De Loredo no han tomado conciencia aún de eso, es hora de que lo hagan.

Los números de la Cámara de Diputados no están para chistes. Hasta el aleteo de una mariposa puede cambiarlos súbitamente. El gobierno cuenta con los votos del odio y del resentimiento comunista que siempre se pliega a sus iniciativas cuando de robar el fruto del trabajo lícito de la gente se trata. Errores como los que se cometieron esta vez no pueden volver a ocurrir. Brouwer debe ser persuadida a su regreso para que deje su cargo y JxC urgentemente debe elegir una conducción unificada que represente lo que la gente voto: la gente no voto “minibloques”; la gente votó lo que creía era un frente común para detener la locura kirchnerista. Es hora de que algunos que aún creen que esto es un juego, lo entiendan.

Por Carlos Mira
Si querés apoyar a The Post Argentina, podés hacerlo desde aquí.

14 thoughts on “Un hecho que no puede volver a ocurrir

  1. Marcelo Zocchi

    Hola Carlos,
    Muy de acuerdo con tu análisis. Lo único que agregaría yo es que la PRINCIPAL responsabilidad no es de los que faltaron (por cualquier razón), sino de los jefes de bloque que no se aseguraron que estuvieran.
    Qué clase de líder es Rodrigo de Loredo si no puede asegurarse que su gente esté presente?
    Y él quería reemplazar a Negri?
    Para qué?
    Ni siquiera puede manejar su pequeño grupito…

  2. Matias

    Carlos, seamos claros. Estan todos (TODOS) ahí, para currar, llenarse de privilegios y darse la buena vida. Nosotros les chupamos un huevo, hablando mal y pronto. Son una desgracia para el país, y muy a mi pesar, siento que el Congreso habría que clausurarlo (junto con varias otras instituciones), dado que no sirve para nada, y nos sale carísimo: No cumplen sus funciones, van cuando quieren, hacen las cosas mal y no tienen ninguna vergüenza. Con esa gentuza no hay país posible.

  3. Diego Frutos

    Buen punto Carlos….
    Con éstos personajes nefastos como la diputada Brouwer jamás podremos salir adelante si queremos ser un país serio. Vergüenza debiera darle al diputado de Loredo, al rincón.
    Un mínimo de dignidad, fuera del Congreso en forma inmediata y la imposibilidad de acceder a un cargo público de aquí en adelante para la sra. Brouwer.

  4. Jose Estrugamou

    DEBERÍAMOS TOMAR LAS MEDIDAS PERTINENTES PARA NO TENER ESTOS IMBÉCILES EN NUESTRA BANCADA.
    NECESITAMOS GENTE SERIA.
    [email protected]

  5. Alejandro Buono

    La diputada Gabriela Brouwer de Koning debe dejar su banca a una persona capaz.

  6. Pedro

    Debieran pedirle la renuncia YA!
    Pero, con seguridad, eso no va a ocurrir…
    Entre bueyes no hay cornadas, y entre políticos, menos. Y ésto va para todos los colores políticos.
    Quedate en Disney, Brouwer!!!!
    Sos otro cachivache más!!!!

  7. Pedro

    En ese caso, la reemplazaría un suplente de la boleta, que en el mejor de los casos, sería tan irresponsable como la susodicha.
    Y de Loredo mejor ni hablar. Un inútil con mayúsculas!!!!!

  8. Jorge Ortega

    Debería el partido poder expulsar al corrupto sin más trámite

  9. Jose Osvaldo Dominmguez

    Asi como la otra diputada que se paso al Frente de todo, a la cual le dije de todo, menos bonita. Considero que la Sra que se fue Disney World, como la otra que se paso a FDP, merecen que se las de de baja y todo aquel que no le guste JXC deben renunciar y dar paso a las personas que le seguian en las listas. Para mi modo de ver, y como decia mi madre “piensa mal y acertaras” es una jugada sucia entre ambas partes, es decir entre el Frente de Todos y los susodichos diputados, que no nos representan y que solo buscan una mejor posicion futura a cambio de su dignidad. RENUNCIEN Y DEN PASO A LOS QUE REALMENTE NOS VAN A DEFENDER PARA PODER DAR FIN AL KIRCHNERISMO

  10. Armando Durigon

    Dado que entran por boleta sábana y nadie los conoce el partido tendría que removerlo. Está señora no tiene responsabilidad ni ética para representar a nadie
    .

  11. Gonzalo Arias

    Los diputados viajeros deben renunciar. Se anotaron para ocupar un cargo muy especial entonces deben asumir las responsabilidades que involucra. Ningun antiguo patriota hubiera dejado su banca ante un hecho de tanta importancia para ir, ni siquiera, al entierro de su hijo. Cuando te anotaste para ser responsable de la cosa pública hacete cargo. Yo lo hice y me quedé muchos veranos sin vacaciones y nunca me rajé a miami. Me consta que se puede aguantar y estar siempre al pie del cañón

  12. Marcela Carranza

    Rodrigo de Loredo también tiene responsabilidad, estoy desilusionada de haberlo apoyado. Mínimo, el partido debe exigirle que renuncie.Hay gente competente y ponen estás mierdas que cagan a todos los argentinos, Son una vergüenza.

  13. Gustavo Ernesto Rojo

    Absolutamente de acuerdo. Los diputados de la oposición no deben significar una estafa a su electorado.

  14. Sergio

    Juntos x el cambio defraudó a sus votantes, yo ya sabía que eso pasaría porque ya lo hizo en el pasado. Pero esta vez es peligroso para la vida de sus propios diputados, hoy día vas a un almacén de barrio y la charla es hay que matar a todos los políticos son todos iguales. Una ciudadanía enojada y violenta es imparable. Luego habrá lamentos en medio de un río de sangre. Luego no hay vuelta atrás. Jxc ya no puede cometer ni un error más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.