Todos los caminos conducen a la Florida

Tal como estaba previsto Florida será la llave para llegar a la Casa Blanca. Es el más grande de los “swing states”; con sus 29 votos electorales hace que los candidatos deban lograr la suma de los electores de otros muchos Estados para equiparar lo que éste entrega con solo ganarlo.

Los números aquí están palo y palo. Los votantes que ya han emitido el sufragio lo demuestran: los votantes registrados de uno y otro partido que ya votaron superan los 2.3 millones de ciudadanos por cada partido. La diferencia entre uno y otro es de 7280 personas a favor de los demócratas una diferencia de apenas 0.009%.

La recientes encuestas dicen que Hillary tiene 47.4% de intención de voto y Trump 46.2% lo que significa que cualquier cambio menor en el voto de ciudadanos que hasta ahora estuvieran pensando en votar otras opciones (como al Libertario Johnson o a la “verde” Stein) podría inclinar la balanza hacia un lado o hacia otro.

Por lo menos una vez por día los candidatos presidenciales o vicepresidenciales han estado personalmente aquí hablando ante multitudes.

Trump les dijo a sus seguidores en Tampa “no pensemos que estamos ganando, hagamos como que estamos ligeramente atrás”, como dando estímulo a los que dudan en ir a votar, para que lo hagan. Clinton tuvo algo de mala suerte en Pembroke Pines cuando una lluvia torrencial la obligó a acortar su discurso y redondearlo en seis minutos y medio. Pero de todos modos su línea fue la misma: “no aflojemos, no demos nada por sentado y vayan a votar”. En el mismo sentido se había expresado en la Florida International University el presidente Obama, que hasta usó algunos minutos de su discurso para oficiar de “locutor” e informar sobre los lugares físicos de votación adonde se podían dirigir a emitir el sufragio los más de 4000 jóvenes que lo escuchaban, ni bien terminara el mitin.

Clinton tiene ventaja en el sur del Estado en los condados de Dade, Broward y Palm Beach y toda la estructura política de los demócratas está dedicada a que ese favoritismo se transforme en votos reales.

En el resto del Estado las cosas cambian. Desde Orlando hacia el norte, Florida es de Trump y muchos dicen que depende de cuanta diferencia saque Hillary en el sur para ver si eso le alcanza para revertir la ventaja que el republicano la sacará desde el centro hacia el norte.

A tal punto es así que la ex secretaria de Estado apeló incluso al voto de los inmigrantes haitianos (que son muchos en esta área) diciendo los “lazos” que la unen a ese país y lo consustanciada que se siente con sus desgracias naturales. La Fundación Clinton ha enviado allí millonarias cantidades de medicinas luego del ultimo huracán Matthew.

En su presentación en Tampa, Trump no pudo contenerse y se refirió al acto de Hillary en Cleveland, Ohio (otro Estado muy importante en esta definición, que está indeciso y que entrega 18 votos electorales al Colegio) en el que estuvieron presentes Beyonce y Jay Z. Éste último fue quien de hecho introdujo a Hillary en el escenario pero tuvo palabras subidas de tono y Trump no perdió oportunidad: “Siempre me gustó Jay Z, pero vieron lo que dijo… ‘ooooohhhhh, mi Dios…’ Se imaginan si lo hubiera dicho yo? Nunca me expresé así en mi vida, pero esto sirve para mostrar la hipocresía de los políticos y del sistema político entero”.

Por otro lado tenemos las voces de la gente. Laura es una inmigrante colombiana que trabaja como recepcionista en un hotel, en Aventura, en el norte de Miami. “No puedo creer que Trump vaya a ganar. No puede ser presidente un hombre así. Nos va a llevar a una guerra. Si gana me voy de este país… No voy a quedarme en un lugar al que vine para estar mejor para estar peor: de ser así habría salido de ‘guatemala para estar en guatepeor…’ Sería como tener un Chávez en Washington…”

Louis Perez de 51 años del Downtown Miami, está con Trump: “honestamente creo que Trump será el próximo presidente… Y creo que va a ganar por una gran diferencia. Va a tomar a mucha gente por sorpresa, porque no lo esperan y se van a tener que comer lo que dijeron…”

Andrew Brett de 52 años del condado de Wilton Mannors, también cree que el republicano se impondrá por una diferencia ostensible. “Va a ser grande y a lo ancho del país… Los encuestadores se van a quedar sin trabajo el miércoles 9… Trump es pura esperanza. No tiene corrección política, pero es como el médico que te dice sin vueltas ‘estas gordo, tenés que hacer dieta’”.

Risa Solane de 73 años, de Weston, dice que Hillary es la mejor candidata… Va a mantener el barco a flote, mientras que Trump lo va a hundir.

Kara Barbano de 38 años de Pembroke Pines, espera que Clinton gane. “Trump dijo cosas horribles de los Latinos y eso pegó muy fuerte en mi casa”.

No extraña entonces que las dos campañas hayan invertido millones de dólares en avisos de televisión. Florida recibió más dinero para avisos de TV que la suma de otros dos estados discutidos e importantes como Ohio y Pennsylvania. Los demócratas invirtieron más de 77 millones de dólares y los republicanos casi 40.