St. Maarten: itinerario de compras a precio de Duty Free

unnamed

Es difícil encontrar un turista que no guste de combinar viajes con hacer compras, y en el caso de St. Maarten, existe un motivo más para que la visita a las tiendas esté en nuestro itinerario: el destino es libre de impuestos. Pero esa no es la única buena noticia, ya que los artículos de lujo cuestan hasta un 50% menos respecto de otros países.

Desde electrónica hasta cosméticos en general, conozca tres puntos de compras y algunas pistas para que el visitante no vuelva de la isla con las manos vacías.

Blue Mall: Con una vista panorámica hacia el mar azul turquesa, este imponente shopping es el mayor de St. Maarten y también del nordeste del Caribe. Allí se encuentran las principales tiendas de productos nacionales e importados disponibles en la isla. El Blue Mall queda en Cupecoy y el horario de las tiendas es de 11h a 19h, de lunes a sábados, y de 12h a 19h los domingos. Los restaurantes permanecen abiertos todos los días entre las 12h y las 22h.

Ikemba Gallery: Localizado en Philipsburg, sobre Front Street, Ikemba Gallery ofrece mercadería única y contemporánea de arte africano. Allí es posible encontrar esculturas de ébano o bronce, pinturas en cuero, muebles de madera y metal, artículos de decoración y los tradicionales souvenirs.

St. Maarten Candy Store: No es necesario ser un niño para adorar esta tienda. Con más de 400 tipos de dulces, la St. Maarten Candy Store ofrece golosinas locales y holandesas, especialmente de licor y chocolates. El visitante puede buscar a Candy Man y, mientras prueba alguna de las delicias del local, puede aprovechar también para escuchar la historia de amor entre ese canadiense y St. Maarten.

Para aquel turista que gusta ir directo al punto, Phillpsburg es el lugar. Allí se encuentran as boutiques de moda, joyerías, tiendas de artículos electrónicos, cámaras fotográficas, bebidas y perfumes.

Y aunque no lo crea, en St. Maarten la visita a un supermercado debe estar en la agenda de quien no haya podido realizar una buena compra. Es una de las últimas oportunidades para adquirir productos importados, exquisiteces francesas y holandesas que son difíciles de hallar, y todo a un precio sumamente razonable.

Algunas tiendas no abren los domingos, por lo que recomendamos al viajero consultar al llegar cuáles son los locales que permanecen abiertos durante ese día de la semana.