Maldonado murió por culpa del Estado

69536_santiago-maldonado1

La concentración de la atención en el último hecho de la secuencia de cualquier concatenación de variables hace que perdamos de vista, justamente, los hechos que originaron aquellos en los que estamos frenéticamente concentrados.

En el caso Maldonado, por ejemplo, la enorme fuerza de su desaparición y de su posterior hallazgo en el Río Chubut (saben que aquí hemos dado por confirmada su identidad más allá de la autopsia) hacen que perdamos de vista toda la serie y evita que nos hagamos la pregunta decisiva, la única que en realidad cabría hacer en todo este proceso: ¿Por qué estaba Maldonado allí ese día?

Porque si Maldonado no hubiera estado allí el 1° de Agosto, sencillamente no habría desaparecido.

Maldonado estaba allí ese día porque de alguna manera respaldaba, reivindicaba o compartía el reclamo del RAM (Resistencia Ancestral Mapuche, que tiene poco de Ma-pu-“che” y mucho de bol-“che”) acerca de que parte del territorio argentino les pertenece.

Como sabemos desde hace ya muchos años un conjunto de forajidos disfrazados de “pueblo originario” se ha instalado de modo violento en las provincias de Chubut, Rio Negro y Neuquén al grito de “esto es nuestro” y desarrollado un amplio abanico de actividades delictivas en contra de los propietarios de las tierras y también en contra del orden jurídico argentino.

Este delirio llega a que no solo personas privadas sino hasta las propias fuerzas de la ley les deben pedir permiso a estos señores para transitar por el lugar.

La descripción de la violencia con la que estos sediciosos se manejan ha sido manifestada en varias oportunidades por vecinos de la zona y de las provincias involucradas.

De modo que si el Estado argentino -ese mismo Estado que quiere dirigirnos la vida a todos nosotros, que pretende monopolizar la economía, hacerse el empresario, regular la cotidianeidad de los ciudadanos, sin que nadie le haya dado vela en ese entierro- se hubiera dedicado en todos estos años a lo que sí es una tarea originaria e indelegable que le corresponde (como es la de asegurar la integridad del territorio y la aplicación del orden jurídico argentino de un modo indisputable) barriendo de ese lugar a quienes no son más que un conjunto de delincuentes en abierta rebeldía contra la Constitución argentina, no habría habido RAM, ni Jonas Huala, ni reivindicación Mapuche, ni 1° de agosto, ni desaparición y muerte de Santiago Maldonado.

La verdadera responsabilidad del Estado en el caso Maldonado es ésta responsabilidad originaria que, por no cumplirla debidamente, desembocó en lo que todos conocemos.

El Estado ha permitido que un conjunto de forajidos privatice una parte del territorio nacional y no ha hecho nada para remediarlo. Durante años se dedicó a jugar con el tema, a hacerse el demagogo con el cuento de los pueblos originarios (característica que, justamente no le es aplicable a los Mapuches pues son exóticos al territorio argentino al que llegaron desde Chile exterminando a los Tehuelches que si tenían asiento en la Patagonia argentina) y dejó avanzar el problema que terminó derivando en Maldonado.

Resulta sumamente paradójico que el Estado que estigmatiza lo “privado” haya permitido semejante privatización de nada más y nada menos que parte del territorio argentino del que se dejó arriar a fuerza de violencia por un conjunto de bandidos.

Si las cosas hubieran estado en su lugar, Maldonado no habría desaparecido por la sencilla razón de que el 1° de agosto no hubiera estado cortando la ruta 40 para protestar por la extradición de Jonas Huala a Chile y los lamentables hechos ocurridos a partir de allí tampoco hubieran acaecido.

Maldonado murió porque el Estado, como de costumbre, no cumplió como debía con sus funciones básicas. Y en este caso quizás con la más básica de todas, con la que le permite pararse delante de nosotros y exigirnos que le paguemos impuestos: la función de tornar real la indivisibilidad del territorio argentino.


  • Hervoje Ivan Stepinac

    Durante el día de hoy, 21 /10/2017, antes de las 12 de la noche habrán muerto 80 personas, por causas NO naturales como: enfermedad, vejez, etc.
    Porque:
    8 serán asesinadas
    11 se suicidarán
    40 por sobredosis de drogas
    22 en accidentes de tránsito
    TOTAL 80, ESTO ES UNA VERDADRA TRAGEDIA SOCIAL QUE NADIE LLORA, Y QUE POCO O NADA SE HACE PARA EVITARLAS.
    *) El país no se conmueve
    *) Los artistas no twitean su dolor inconmensurable
    *) Los políticos ni siquiera se ocupan para que estas estadísticas bajen
    *) Verbitsky y el CELS, no se los escucha
    *) Los medios de comunicación NI LOS NOMBRAN
    *) Pero desde hace 90 días, los medios políticamente correctos, me torturan con la muerte de Maldonado.
    *) Pobre muchacho, además que se unió a los RAM de puro corazón, termina probablemente infartado por hipotermia y ahogado, por cruzar un río, sin saber nadar, y que además sus allegados nada supieron de él.
    MI MAS ABSOLUTO RESPETO AL DOLOR DE LA FAMILIA Y AMIGOS
    *) Pero en MI PAíS, nadie le prenden velas, NI Twitean, ni lloran desconsoladamente por los

    80 ¡¡ POR DÍA !!!, cuyas muertes quizás se podrían haber evitado
    *) Las izquierdas nos manejan como bolluddos, por sus intereses políticos, Y YO
    ESTOY REPODRIDO QUE ME INDIQUEN POR QUIÉN DEBO LLORAR
    *) Basta de lo políticamente correcto

    • mrlutz

      Gracias por su valentía…

  • wolvie

    Simplemente excelente.
    Los jueces y fiscales argentinos son simplemente bufones sin gracia.