Los cinco pubs más auténticos de Nueva Zelanda

¿Queres una inmersión en la cultura de los pubs de Nueva Zelanda? Aquí hay cinco grandes lugares para conocer un poco de la autenticidad kiwi.

Hasta finales de la década de 1960, los pubs de Nueva Zelanda tenían que cerrar a las 18h. El trabajo terminaba a las 17h, de modo que quedaba una ventana de tiempo muy corta para que los kiwis sedientos pudieran disfrutar de una cerveza helada.

Afortunadamente, la población votó para cambiar la ley en 1967. Después de eso, la cultura de los pubs del país comenzó a prosperar noche adentro.

Para vivir esta cultura por su propia cuenta, hay que visitar uno de esos auténticos (y algo peculiares) pubs kiwis.

Pub Puhoi, North Auckland
Puhoi Pub fue inaugurado en 1879, haciéndole la competencia a otros dos establecimientos que atendían a la población de la ciudad, en la época de apenas unas docenas de personas – las familias de los colonos venidos de Bohemia. Puhoi Pub es el único que sobrevivió, sirviendo pints espumosos y generosas comidas por más de 140 años. 

La historia del pub cubre cada centímetro de las paredes en forma de recortes de periódicos y fotografías en blanco y negro. Pero la mejor manera de volver a 1879 está fuera del pub, en el césped delantero, debajo del sol y con una copa helada en la mano.

Whangamomona Hotel y Pub
Whangamomona Hotel and Pub se encuentra a mitad de camino entre Stratford y Taumarunui, en la Forgotten World Highway. Este bar antiguo y pintoresco es el pub rural más alejado de Nueva Zelanda, ubicado en un pequeño municipio rodeado de granjas de ganado lechero y bosque nativo. 

En 1989, se destacó cuando el consejo local rediseñó las líneas fronterizas de la región, declarando que muchos habitantes de Whangamomona, anteriormente orgullosos residentes de la región de Taranaki, estaban ahora en Manawatū. A continuación, el pueblo de Whangamomona se reunió en el pub y declaró a la ciudad una república independiente, no vinculada a las leyes del gobierno local y no formando más parte de Nueva Zelanda. 

Este peculiar acto de rebelión aún se celebra cada dos años en el Día de la República, en enero, cuando la población de la ciudad aumenta de 40 a más de 3 mil habitantes, que participan de competiciones en el campo como carreras de ovejas, lanzamientos de botas y chasquidos de látigo. 

Vení al Día de la República, si podes; y si no, vale la pena igualmente conocer la historia de esta pequeña e inusitada ciudad, además de sentir un poco la cálida hospitalidad campestre.

Mussel Inn, Golden Bay
A finales de los años 80, Jane y Andrew Dixon, residentes de Onekaka, a menudo recibían amigos para tomar una cerveza casera, charlar y comer un montón de mejillones recién cosechados. 

En cierta ocasión, los Dixons decidieron que sus amigos necesitaban un lugar apropiado, y así nació Mussel Inn en 1992, construido con materiales reciclados y madera de origen local en medio de la nada, cerca de la State Highway 60, en la región de Nelson, en el extremo norte de la Isla Sur. 

Aqui se pueden probar las cervezas producidas en los fondos del bar y descubrir por qué la guía Lonely Planet eligió Mussel Inncomo uno de los 10 mejores lugares para tomar cerveza del mundo. Además, podes visitar el pub cuando hay música en vivo o poesía. Artistas de todo el mundo vienen a presentarse aquí.

Cardrona Hotel, Otago Central
En 1863, Cardrona, en la región central de Otago, en la Isla Sur, estaba en medio de una fiebre del oro. Viajeros de todo el mundo venían hasta aquí, creando un bullicioso centro comercial. Cardrona Hotel, al pie de las montañas Crown Range, entre Queenstown y Wanaka, es todo lo que quedó de aquella otrora próspera ciudad. 

El pub se llena de esquiadores en invierno y viajeros en verano, por lo que la atmósfera es siempre divertida y amistosa. Ganó los premios de mejor hotel rural y de Supreme Winner en el 2018 Hospitality New Zealand Awards, en reconocimiento al excelente servicio y delicioso menú estacional.

South Sea Hotel, Stewart Island
Si estás buscando una buena cerveza y comida casera kiwi en el fin del mundo, South Sea Hotel, en Stewart Island, es la mejor opción. La isla, ubicada en el mar revuelto de la costa sur de Nueva Zelanda, es uno de los puntos más alejados del país, rodeada por playas y kilómetros de naturaleza intacta. 

El hotel tiene vistas a Halfmoon Bay, en la única ciudad de la isla, Oban. Alojate en una de las habitaciones o estudios con vistas al Mar del Sur o vení a disfrutar de una comida y una cerveza refrescante a la orilla del mar. No te pierdas la noche de quiz el domingo: es una gran oportunidad para conocer los lugares y hacer una inmersión en la vida de la isla.