La mala fe empieza a explicar todo

Baradel2

Parece mentira pero todavía hay gente que sigue las cuestiones que tienen que ver con los reclamos gremiales o de organizaciones sociales desde su aparente contenido haciendo como que le presta atención a lo que se ofrece o a lo que se pide. Pavadas.

Todo ese espectáculo no es más que un enorme circo para darle una pátina de cobertura a lo que es un objetivo político: destruir al gobierno de Macri y voltear cualquier posibilidad de que la Argentina sea un país en donde lo que cuente sea el mérito y el trabajo y no el yeite de vivir de los demás.

El acostumbramiento que el país tuvo a la anormalidad, dentro de la que la viveza, el atajo, el tráfico de influencias, y el apriete tuvieron más valor que el esfuerzo, la creatividad, el talento y el trabajo, ha calado tan profundamente en la sociedad que cualquier intento por proyectar un país normal levanta resistencias ciclópeas.

¿Hay alguien a esta altura que pueda creer en la sinceridad y franqueza del reclamo de los docentes? Es más, no lo digo yo, lo dijeron ellos: “aun cuando nos den lo que reclamamos iremos al paro”. No hay motivos genuinos para dejar a los chicos de los colegios públicos sin clases; el único motivo es generar un clima de malestar contra un gobierno que atenta contra sus intereses.

La Argentina resiste la competencia, la medición de resultados. Hasta que se verifique si la gente que dice ir a trabajar va a trabajar, resulta un motivo de molestia. Nada es analizable en ese escenario de bajezas.

Ayer hasta la dirigencia gremial del fútbol entró en lo mismo: a pesar de que se había pagado la recisión de Futbol para Todos, el patrocino de Axion, un dinero adelantado por quienes tienen los derechos televisivos del ascenso y hasta una “vaquita” aportada por los cinco clubes grandes de la Argentina, Agremiados decidió que de todos modos no hubiera fútbol. Nadie se explicaba por qué. Y cuando las explicaciones no se ven claramente, solo la mala fe empieza a entregar pistas para entender lo que pasa.

Hay otros agentes secundarios de la maquinaria de desasosiego que emiten opiniones que, de no ser por su ignorancia, parecerían vertidas al servicio de un interés político determinado.

La inefable Beatriz Sarlo, por ejemplo, ha dicho que el presidente debe dejar de hablar de “pobreza cero” porque ningún país tiene pobreza cero. Es verdad que todos conocemos las limitaciones empíricas que padece Beatriz Sarlo y su profunda ignorancia práctica, ¿pero quién sino alguien que persigue un objetivo político o que tiene una profunda mala fe puede creer que la frase “pobreza cero” encierra una verdad en sí misma?

Cualquier estudiante no muy avispado del colegio secundario se da cuenta de que esa es una manera gráfica de proyectar un escenario y de trazarse un objetivo; es una tendencia –inalcanzable, por supuesto- pero que marca un paso hacia un horizonte en donde la pobreza disminuya drásticamente.

Del mismo modo, en el lenguaje internacional de la lucha contra las drogas se habla de “tolerancia cero” sabiendo de antemano que no es posible concretar un mundo libre completamente de ese flagelo, pero, de nuevo, es una expresión gráfica fuerte que pretende trasmitir la idea de hacia dónde se pretende ir. Repito solo alguien muy ignorante o muy ladino puede detenerse en ese punto para hacer de él una crítica.

De esa mezcla de intereses está hecha la realidad argentina hoy. Frente a ese escenario el gobierno también debería demostrar otras elasticidades. Por ejemplo, el sector más empinado del PRO dentro del Cambiemos debería abrir más el juego a figuras que no vienen de su círculo chico.

Se trata de un tema que no es nuevo pero que no logra destrabarse. La coalición debería pensar una estrategia política seria como para enfrentar una acción coordinada como la que se le presenta. Figuras como Mario Negri, Ernesto Sanz o la propia Elisa Carrió deberían trazar una estrategia que supere la tecnocracia de Durán Barba y Marcos Peña.

El presidente también debería abrir esa opción política y reconsiderar la estrategia de contraste contra el kirchnerismo porque esa es una manera de mantener vivo el antisistema y mientras el antisistema siga vivo las inversiones que den vuelta la economía no llegarán.

¿Quién podría acusar de cobarde a alguien que se rehusara a traer su dinero a la Argentina sabiendo que el kirchnerismo en lugar de estar en la cárcel puede estar en el poder?

Esa especulación de Durán Barba que, al mismo tiempo que aconsejó el peor error de todos los que cometió el gobierno (no sincerar la verdadera situación del país a los pocos días de haber asumido), sugirió mantener viva la imagen de Cristina Fernández para confrontar con ella, debe ser sustituida por algo más inteligente.

Y finalmente la sociedad debería ser más suspicaz respecto de las groserías que ocurren. Todo es demasiado burdo como para pasar por verdadero y solo una comunidad a la que le gusta ser engañada puede caer en esas trampas toscas.

De un cóctel en donde el peronismo no duda en apelar al engaño, a la mala fe y a la tergiversación; el gobierno al encierro, a la especulación política y a la inocencia; y la sociedad a la estupidez, a la comodidad y al resentimiento, no puede salir nada bueno. Es hora de que todos los que contribuyen a ese mal trago revean sus conductas y las cambien por otras a partir de las cuales se pueda dejar atrás una noche más larga de lo recomendable.


  • Dr Rodolfo Cuervo

    CARLITOS:
    CON TODO RESPETO:
    LA FANTASIA QUE CREÓ PERON EN 1945, ES MAS UN BAILE DE MÁSCARAS, QUE UN IDEOLOGÍA O UN PROGRAMA POLITICO.-
    MI PARTE RACIONAL QUISIERA ACTUAR COMO VOS LO PLANTEÁS, PERO REFUTAR Y VENCER LAS MAGIAS DE UN CUENTO HADAS, NO PASA POR LO RACIONAL, SINO POR LAS MAGIAS Y FANTASIAS DEL TEATRO GRIEGO DE HACE 2400 AÑOS, CON SUS MÁSCARAS, COROS Y SERES DE LA FANTASIA.-
    SIN DUDA LA APUESTA DE CAMBIEMOS, PUEDE NO LOGRAR OBJETIVOS EN TIEMPO Y FORMA BUSCADOS

    PEOR AÚN EN LAS FANTASIAS POPULARES QUE VIVIERON DE LA FICCION, LAS MENTIRAS Y TRAICIONES DE LOS ÚLTIMOS 70 AÑOS.-
    LO OTRO QUE COMO ARGENTINOS HEMOS INTENTADO, FUERON LOS GOLPES CÍVICOS-MILITARES, DONDE LO POLITCO SIEMPRE ESCONDIERON LA MANO, DEJANDO AL FRENTE A LOS MILITARES