La grieta americana

Hay una grieta aquí también. La aparición de Donald Trump en el firmamento político de los EEUU trajo aparejada una división nunca antes vista, al menos con tamaña intensidad.

Esa separación frontal entre los que van a votar al republicano y los que se inclinan por la ex Secretaria de Estado, ha estallado como nunca antes en el seno de las familias y los matrimonios protagonizan una verdadera novela, a veces de misterio, en relación al voto de la próxima semana.

“Creo que el matrimonio es lo peor que ha inventado la humanidad”, llegó a decir quien se identifica solo como Tasha, en uno de los muchos focus groups que se han formado para opinar sobre a quién se va a votar.

Ella apoya, por supuesto a Clinton y su esposo, Kyler, a Trump. Ven la televisión en cuartos separados y él, incluso, llega a utilizar audífonos para seguir su programación favorita en FOX NEWS, la cadena que abiertamente apoya al republicano. Kyler dice sobre Hillary: “Quizás haya hecho algo bueno antes, pero ahora la odio”.

Hasta ahora los matrimonios o parejas votaban en el mismo sentido casi siempre, pero en esta elección, las encuestas demuestran que las mujeres rechazan al candidato del Partido Republicano como nunca se había visto en décadas.

Muchas parejas confiesan que el tema ha traído tensión entre los esposos al punto de que se han detectado casos en donde los varones hacen espionaje para saber si sus esposas reciben material político a favor de Hillary, y, eventualmente, destruirlo antes de que sus esposas lo vean.

La central de trabajadores AFL-CIO ha llevado adelante una tarea de “timbreo” yendo casa por casa para dejar su mensaje a favor de Clinton y cuando es el esposo el que contesta, les cierra la puerta en la cara y los saca carpiendo. Muchas veces la mujer, al rato, se entera y empieza a buscar a los “militantes” por el barrio y a escondidas de su marido para poder hablar con ellos y decirles que ella va a votar por Hillary.

Una encuesta reciente de YouGov/Economist demuestra que muchos maridos ignoran lo que sus esposas van a votar. Muchas mujeres no quieren introducir elementos de conflicto en su matrimonio y, si el tema aparece, simplemente dicen “si, cariño”, ocultando que desprecian a Trump y votaran por Hillary. Entre las mujeres casadas el 45% votará por la demócrata. A su vez el 33% de los maridos admite que sus esposas no votarán por Trump, como ellos.

Antes de esta elección la división entre el voto femenino y el masculino se notaba más con las mujeres solteras, entre las que el Partido Demócrata era mayoría. Pero ahora esta diferencia se ha trasladado a los matrimonios o parejas. Por ejemplo la mayoría de las mujeres casadas no votaban predominantemente por un demócrata desde la reelección de Bill Clinton en 1996.

No hay dudas de que todos los eventos que se han conocido de acoso sexual protagonizados por Trump (aunque èl los niega enfáticamente) han caído muy mal entre las mujeres y ha producido una estampida de votos hacia Clinton. Muchas manifiestan también su preocupación por el hecho de que un hombre con la personalidad de Trump pueda decidir sobre lanzar un ataque nuclear.

La cadena Walmart ha hecho un interesante focus group en la ciudad de Las Vegas para saber cómo votaran las madres que compran en sus locales. Coretta, que tampoco dio su apellido, confesó que esta es la primera vez que con su esposo acordaron no hablar de política. “Normalmente lo hacíamos y casi siempre coincidíamos. Pero esta vez no. Y preferimos no tocar el tema”

Los demócratas se entusiasman en que este no es un fenómeno puntual sino el comienzo de una tendencia que lleve a las mujeres casadas a separarse (del voto) de su marido. Pero otros consideran que en realidad esta ha sido una cuestión producida por la aparición de Trump y que terminado el episodio las cosas volverán a su cauce normal.

Según Neil Newhouse, que organizó otro focus group en Charlotte, South Carolina, esta es una típica elección en donde se vota tapándose la nariz, y la división del voto entre esposos es un factor más de los muchos que han traído tensión a esta elección.

Casi el 25% de los encuestados en un reciente sondeo de ABC News confesó que esta elección les ha traído complicaciones y tensiones con sus esposos o con amigos. Y otra llevada a cabo por Pew Research arrojó que el 41% de los consultados afirmó que apoya a un candidato distinto del que apoya su cónyuge.