Diez Imperdibles en New York

Como siempre, cada IPW es como un gran viaje a todos los EEUU porque uno puede enterarse de lo último que el país ofrece en materia de paseos y turismo. Hoy les paso una guía de diez atracciones que no pueden dejar de hacerse al visitar la gran manzana.

 

1. Panorámica de los rascacielos de Nueva York.

01nyskyline1536

Reconocida en todo el mundo, la vista panorámica de la ciudad de Nueva York es un atractivo en sí mismo. Muchos de los rascacielos de Manhattan son puntos de referencia nacionales, que datan de diferentes períodos de la historia de Nueva York y representan diversos estilos arquitectónicos. Entre los más antiguos están el Metropolitan Life Insurance Tower y el edificio Woolworth, ambos construidos en los primeros años del siglo XX. Otras famosas paradas incluyen el Empire State y el Edificio Chrysler – considerados uno de los mejores ejemplos de la arquitectura art decó – y el formidable Rockefeller Center. Vistos a pie de calle ofrecen una impresionante estampa. El conjunto desde lo alto, los edificios de la ciudad, junto con sus numerosos puentes y los espacios abiertos como Central Park, ofrecen una  belleza incomparable en el mundo. Disfrute de la vista desde el Empire State Building, desde el observatorio Top of the Rock o desde uno de los tours en helicóptero.

 

2. Times Square/Broadway

times_square__new_york_by_nravemaster-d4bzwgm

Iluminada las 24 horas del día con pantallas animadas, grandes vallas y carteleras teatrales, Times Square es considerado por muchos el corazón de la ciudad de Nueva York y el cruce de caminos del mundo. Los visitantes podrán comprar en las tiendas principales de Toys”R”Us y Virgin Megastore, hacerse fotos con las figuras de cera de los famosos de Madame Tussauds, jugar a juegos en Dave & Busters o cenar en uno de los muchos restaurantes de la zona.

Times Square es también sinónimo de Broadway, zona que alberga muchos teatros históricos y los espectáculos de mayor categoría. Desde los espectáculos favoritos de más larga duración y restrenos musicales hasta dramas y producciones de cuentos de hadas, en Broadway hay algo para cada uno. Lo mejor es comprar los tickets con antelación al día de la función en el Centro TKTS Discount Theatre en Times Square. Para que su experiencia sea completa, reponga fuerzas comiendo en Restaurant Row  (en la calle 46, entre la 8ª y la 9ª Avenida) antes o después del teatro. Numerosos establecimientos ofrecen comidas de tres platos a un precio fijo. Otro lugar legendario a tener en cuenta es Sard´s (234 de la calle West 44), situado en el corazón del  Distrito de los Teatros durante más de 80 años.

El famoso cruce es incluso ahora mucho mayor ya que gran parte esta libre de coches; la mayoría de Times Square es peatonal donde los residentes y los visitantes aprovechan el espacio en sillas de jardín  reclinables y mirando fijamente a los edificios que se alzan a su alrededor. Es tan bulliciosa como antes, pero más acogedora que nunca.

 

3. Statue of Liberty/Ellis Island

img_3726

Desde 1886, la Estatua de la Libertad ha sido faro de referencia para incontables inmigrantes. La estatua fue creada por dos franceses: el pintor y escultor Frédéric-Auguste Bartholdi y el ingeniero especialista en estructuras de hierro Alexandre-Gustave Eiffel (que más tarde diseñó la Torre Eiffel de París). Vea la Estatua de la Libertad de cerca mediante una excursión o desde la costa de Manhattan, desde el Hudson River Park, el Brooklyn Bridge o navegando en el Ferry de Staten Island.

Cerca del puerto encontramos el Museo de la Inmigración de Ellis Island, ubicado en el histórico edificio que sirvió de puerta de entrada y desembarco a millones de personas que vieron en Estados Unidos el comienzo de una nueva vida en América. Camine por Great Hall, sienta lo que sintieron muchos inmigrantes que desfilaron por los pasillos y vea las fotografías del centro de historia familiar, donde también podrá buscar los nombres de los pasajeros en los distintos manifiestos de los barcos.

 

4. Central Park

central-park

A lo largo de su extensión de 3,24 km² en el mismo corazón de Manhattan, Central Park acoge un paisaje variopinto de praderas, senderos y tranquilos canales. Diseñado a mediados del siglo XIX por Frederick Law Olmsted y Calvert Vaux, el parque es hoy día la pieza central del sistema de parques públicos de la ciudad. Entre sus puntos de referencia destacan Wollman Rink, el Zoológico de Central Park y el Carrusel Friedsam Memorial, excelente para los niños de todas las edades. Sheep Meadow y el Great Lawn, por su parte, ofrecen espacios abiertos en los que los visitantes pueden relajarse y disfrutar del aire libre. En verano, el Great Lawn acoge espectáculos gratuitos por cortesía de la Ópera del Metropolitan  y la Filarmónica de Nueva York. Situado en otro lugar del parque, Rumsey Playfield alberga el SummerStage, un festival de artes escénicas gratuito que presenta música, danza, películas y mucho más.

 

5. Puente de Brooklyn

83

El Puente de Brooklyn  ocupa un lugar privilegiado en la historia de Nueva York. Es el más antiguo de los tres puentes que unen Brooklyn con Manhattan, con una longitud de 1.828,8 metros sobre el Río East . Tras su finalización en 1883, se convirtió en el puente  más largo del mundo, y en 1964 fue declarado Monumento Histórico Nacional. En la actualidad, es una de las atracciones más emblemáticas de la ciudad, una extensión de cable de acero y arcos góticos que hoy siguen inspirando el momento en el que se inauguró.

Los automóviles comparten esta estructura con los peatones y ciclistas, que cuentan con una vía central propia para cruzar el puente. Los visitantes pueden disfrutar del paseo, verlo más de cerca o desde el Paseo de Brooklyn Heights. La vista panorámica del puente y el río, con los rascacielos del bajo Manhattan de fondo, es una de las mejores de la ciudad.

 

6. Bajo Manhattan/ Wall Street

business-english-from-the-wolf-of-wall-street-finance

Bajo Manhattan/Wall Street situado entre las calles Wall y Broad, el Distrito Financiero es la zona más original de Manhattan, donde conviven lugares históricos con el distrito financiero, entre estrechas calles que nos recuerdan a Peter Stuyvesant y los días del asentamiento holandés. Entre los lugares de interés se encuentran Trinity Church, la Bolsa de Nueva York y la escultura del Toro de la calle Wall, además de Federal Hall, el primer capitolio de los Estados Unidos de América y el lugar donde George Washington juró su cargo como primer Presidente del país. Los monumentos más recientes incluyen el African Burial Ground National Monument y el Museo Americano de los Indígenas. Los turistas también pueden hacer compras muy cerca, en South Street Seaport, o caminar hasta Battery Park, lugar de salida de los barcos hacia Liberty Island, Ellis Island, Governors Island y Staten Island.

El bajo Manhattan acoge también el área del World Trade Center. El Monumento Nacional al 11 de Septiembre está abierto a los visitantes bajo  reserva previa y cuenta con dos fuentes de agua ubicadas en el espacio que ocuparon las Torres Gemelas. Otro monumento del 9/11, nos ofrece información sobre el desarrollo del Memorial y el futuro museo.

 

7. Flushing Meadows–Corona Park

The Unisphere is 140 feet high and 120 feet in diameter. It weighs 900,000 pounds and was built for the 1964-1965 World's Fair. While I was taking this photo I met a man who had worked both in iron and concrete on this and the NY State Theatre back in 1964. 72 years of age, he was coming back from golf practice.  He thought I was in great shape and retired. Ha!

Diseñado para la Exposición Mundial de 1939–1940, Flushing Meadows–Corona Park, en Queens, es parada obligada para los visitantes interesados en conocer lo último en arte, ciencias y deporte. El Museo de Arte de Queens presume de su colección de arte contemporáneo de vanguardia. Su pieza central es una maqueta arquitectónica de los cinco condados de 836,13 m², Panorama of the City of New York, que representa con gran realismo cada uno de los edificios y vías que conforman la ciudad de Nueva York. El New York Hall of Science, por su parte, presenta cientos de exposiciones prácticas, incluido un recinto de ciencias de 5.574,18 m² al aire libre en el que visitantes de todas las edades pueden jugar. En el USTA Billie Jean King National Tennis Center, sede del US Open anual, los amantes del tenis pueden practicar su golpe de revés en la misma cancha en la que han competido grandes del tenis como Rafael Nadal, Jimmy Connors, Chris Evert o Venus Williams. El extenso también alberga el Shea Stadium, sede actual de los New York Mets.

 

8. Milla de los Museos

home3

Bordeando Central Park y a lo largo de la 5ª Avenida, entre las calles 82 y 105, es conocida como la Milla de los Museos. Las 10 instituciones que se sitúan a lo largo de la milla forma un conjunto variado ofreciendo algunas de las mejores colecciones de la ciudad de arte, historia, diseño y cultura en todo el mundo.

En el extremo sur de la Milla se encuentra situado el renombrado Museo de Arte Metropolitano, cuya colección permanente consta de dos millones de obras. Entre las visitas obligadas se incluye la impresionante colección de piezas del Antiguo Egipto, entre las que destaca el famoso Templo de Dendur, y las recientemente reinauguradas galerías de Arabia, Turquía, Irán y de Asia central y del sur. Los amantes del arte – y la arquitectura- querrán visitar también el Museo Solomon R. Guggenheim, conocido tanto por su edificio inconfundible (diseñado por Frank Lloyd Wright) como por su colección de arte moderno y contemporáneo. Si busca explorar la rica historia de mezcla de culturas de Nueva York, está El Museo del Barrio, dedicado a Latinoamérica, y en particular al arte y la cultura puertorriqueñas, el Museo Judío tiene una de las mayores colecciones de arte y cultura ceremonial judía, y la Neue Galerie está dedicada al arte y diseño alemán y austríaco de principios del siglo XX.

Otras paradas son el Museo de la Ciudad de Nueva York, el Cooper-Hewitt, el Museo de la Academia Nacional o el Instituto-Goethe de Nueva York.

 

9. High Line Park

High_Line

Incluso cuando se trata algo tan simple de un parque, Nueva York no puede dejar de innovar. Los 2.33 kilómetros de las vías elevadas, que transportaban trenes de mercancías desde 1934 hasta 1980, se abrió en 2009 como un parque público.

Presume de una combinación de exuberantes y coloridas plantas – muchas del tipo que crecieron durante más de cuarto de siglo de abandono- a lo largo de estrechos pasillos que permiten a los visitantes pasear y disfrutar de las impresionantes vistas del Río Hudson y de Manhattan-

Las pistas originales están incorporadas en plantaciones, un recordatorio de la flora silvestre original que inspiró el proyecto.

Todo el parque es accessible en silla de ruedas, y también ha sido nombrado como modelo para otras ciudades en busca de formas creativas para reusar antiguas partes de sus infraestructuras.

 

10. Ferry de Staten Island

maxresdefault

Más que un medio de transporte, el Ferry de Staten Island es una atracción en sí misma.  Sin coste alguno, los visitantes pueden viajar desde el Bajo Manhattan hasta Staten Island y disfrutar de las impresionantes vistas de la Estatua de la Libertad, la Bahía de Nueva York y los rascacielos de Manhattan. El ferry deja a los pasajeros en St George Terminal, a sólo un paso de Snug Harbor Cultural Center y el Jardín Botánico. Este destino cultural y de ocio – antigua residencia de marineros jubilados-  consta de un número de instituciones cuya diversas ofertas atraen a personas de todo tipo de gustos y edades. Entre ellos está el centro de Arte Contemporaneo Newhouse, la Noble Maritime Collection, el Jardín Botánico de Staten Island y el infantil de Staten Island.