Casas de vacaciones para las Navidades

De vez en cuando está bueno proponerse jugar como cuando uno era chico a hacer que las cosas son como en la imaginación.

¿Y quién no fantaseó alguna vez con vivir de verdad en el centro de la tierra mágica de la Florida Central, a unos pocos kilómetros de donde decenas de diversiones están al alcance de la mano?

Mimetizarse con la gente del lugar, “jugar” un rato a uno vive allí y que es parte de todo eso, que lo que muchos ven con el ojo de un turista de los hoteles, uno lo disfruta desde su propia casa.

Bueno ese sueño puede hacerse realidad ahora. Y qué mejor que la época de la Navidad para darle rienda suelta a esas travesuras de los chicos que no tienen motivo para desaparecer cuando uno se vuelve grande.

Ahora el condado de Kissimmee, la casa verdadera de los parques Disney por geografía y por pertenencia, ha desarrollado un sistema de casas vacacionales que te permiten cumplir el sueño. Obviamente, Kissimmee está pegado a Orlando: es más, muchos que viven allí no saben muy bien dónde empieza uno y dónde termina el otro.

Kissimmee dispone de más de 22000 casas de alquiler para vacaciones, lo que lo convierte casi en la “capital” de las casas vacacionales en el mundo.

Estas propiedades disponen de todo lo necesario para alojar a la familia y a los amigos en las vacaciones. Desde cocinas completas (equipadas con cocina, horno, microondas y heladera) para cocinar tus platos favoritos, a múltiples habitaciones para alojar visitantes de todas las edades, recibiendo a los huéspedes durante los momentos más maravillosos del año como son las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Hasta podés arreglar de antemano que te decoren la casa para las fiestas.

Cada casa es individual y diferente de la otra. No están hechas con un molde. Los interiores son únicos con decoraciones que van desde las minimalistas hasta las cálidas, con un estilo más acogedor y country.

Hay algunas que vienen con decoraciones especiales para los chicos en las habitaciones que pueden estar destinadas para ellos. Pueden hasta incluir hadas, princesas, naturaleza, o la oscura galaxia. Algunos dormitorios tienen barcos piratas y casas del árbol con toboganes, mientras que otros cuartos han sido convertidos en salas de juegos o en verdaderos cines con televisores de pantallas gigantes y cómodos sillones reclinables y hasta bowlings temáticos.

En la parte exterior de la casa encontrarás un verdadero oasis. La mayoría tienen piscinas privadas y en algunas hasta un río de corriente lenta. Además no hay que olvidar que uno está en la Florida: podrá ser Diciembre pero durante el día especialmente el clima es templado y agradable pudiendo disfrutar del aire libre y de las comidas hechas en la cocina de afuera o de tragas preparados en el bar de la pileta. Por la noche puede estar fresco pero ¡qué mejor que ese clima para sentirse en la Navidad del hemisferio norte quizás mientras disfrutas del calor de una cálida chimenea!

Algunas de las opciones de estas casas están ubicadas en barrios privados con lo que los huéspedes pueden tener acceso a todos los servicios de la comunidad, como si fueran los propietarios de un “country” en la Argentina. Eso incluye el club house, los restaurantes, spas, campos de golf y en algunos casos precios especiales para los parques de diversiones.

Como decíamos Kissimmee es la verdadera casa de Disney, ubicado en el área de Lake Buena Vista.

Este año los parques tienen novedades muy interesantes como la nueva Star Wars, el nuevo espectáculo nocturno en Epcot, el primer show de cierre desde su inauguración en Animal Kingdom y la nueva Toy Story Land en Magic Kingdom.

Universal está a solo unos pocos kilómetros, también con excitantes novedades en sus tres parques (Universal Studios, Islands of Adventure y Volcano Bay)

Sea World ha anunciado un año de novedades sin precedentes en sus parques con nuevas atracciones y montañas rusas que dejaran con la boca abierta a los fanáticos.

Alojarse en Kissimmee significa también tener acceso a opciones gastronómicas excelentes que, viviendo en una casa, uno puede manejar como una opción para la familia como lo hace en la Argentina y decide ir a comer afuera, pero no como una obligación diaria que hasta aburre y pone de mal humor. Viviendo en una casa uno decide cuándo es hora de comer, qué comer y dónde hacerlo. El área está llena de opciones de supermercados que también sirven para integrarnos a la comunidad y a hacernos sentir -aunque sea por un rato- como que somos de allí.

Estoy seguro que muchos se preguntarán por la limpieza. “Me quiero ir de vacaciones, no estar pensando en que tengo que limpiar una casa”. Todo eso está previsto en el sistema que dispone de un sistema de limpieza cuando las vacaciones terminan.

Las casas son una opción excelente para ir a esas soñadas vacaciones “en banda”, es decir, con dos o tres familias amigas. Algunas propiedades tienen hasta 18 habitaciones, de modo que la comodidad y la privacidad están aseguradas. Pero lo más importante: el costo es repartible entre más de uno pero los beneficios son para todos.